El 6 de agosto de 1945, Estados unidos lanzó la primera bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima, en la región de Chugoku, al oeste de Japón. El encargado de esta misión fue el militar estadounidense, Paul Tibbets, comandante y piloto del bombardero Enola Gay, avión Boeing B-29 Superfortress, que transportaba la famosa bomba Little Boy.

La bomba explotó a las 8:15:45 AM, aproximadamente, a una altitud de 600 m sobre la ciudad japonesa, matando aproximadamente a 140 000 personas. El acontecimiento puso fin al enfrentamiento bélico y marcó el antes y después en el armamentismo mundial.

A 73 años de este suceso horroroso, te aconsejamos las siguientes lecturas para contemplar unos de los acontecimientos más catastróficos de la historia del hombre.

 

1.- Hiroshima de de John Hersey

William Shawn, director ejecutivo de The New Yorker, habló con el reportero John Hersey, sobre la idea de publicar un relato que ilustrara los efectos de la bomba atómica en Hiroshima.

Hersey viajó a la ciudad de Japón para entrevistar a seis sobrevivientes; Una oficinista, Toshiko Sasaki, el médico Masakazu Fuji, la viuda de Hatsuyo Nakamura, un misionero alemán, el padre Wilhem Kleinsorge, el joven cirujano, Terufumi Sasaki, y el reverendo Kiyoshi Tanimoto.

El reportaje  se publicó el 31 de agosto de 1946, la cual vendió más de un millón de ejemplares y se convirtió en un referente de investigación periodística.

2.- Lluvia negra de Masuji Ibuse

El libro se centra en la historia de una joven, Yasuko, que se vio sorprendida por la “lluvia negra” radioactiva que cayó en los alrededores de Hiroshima. Las posibles consecuencias de su contacto con la radiación han dado lugar a un sinfín de habladurías entre los pretendientes de la joven: ¿estará enferma?, ¿podrá tener hijos? Su familia rememora aquellos días aciagos tratando de conjurar el peligro que la acecha.

3.- Cuadernos de Hiroshima de Oé, Kenzaburo

En agosto de 1963, el autor se dirigió a Hiroshima para hacer un reportaje sobre la novena conferencia mundial contra las armas nucleares. Oé se interesó de inmediato por los testimonios de los olvidados del 6 de agosto de 1945: ancianos condenados a la soledad, mujeres desfiguradas y, sobre todo, los médicos que luchaban contra los efectos tóxicos de la radiación.

4.- Un alma recuerda Hiroshima de Dolores Cannon

Dolores Cannon con su método de hipnosis regresiva recupera la memoria persistente de un acontecimiento excepcional: la vida y la muerte de un japonés que sufrió los efectos de la bomba atómica lanzada sobre la ciudad de Hiroshima.

5.- Las flores de Hiroshima de Edita Morris

Edita Morris nos relata con mucho sentimiento las diversas facetas y aspectos del drama de las víctimas de Hiroshima a través del personaje principal y protagonista de la novela, Yuka, una joven esposa, madre, hija y hermana de alguno de aquellos seres sacrificados o afectados posteriormente por los efectos derivados de la explosión atómica.

Redacción: Jonathan Navarro Tonix

Compartir

Comentarios