Últimamente las personas utilizamos el teléfono celular como una extremidad más de nuestro cuerpo, ya que nos ofrece grandes facilidades de comunicación, diversión y entretenimiento.

Sin embargo los teléfonos celulares digitales envían información comprimida a través de pulsaciones de microondas de radiación electromagnética. Se calcula que los teléfonos convencionales emiten 50 de estas pulsaciones por segundo, mientras que los llamados teléfonos con tecnología gsm emiten 217. Según afirma un equipo de investigadores, una simple exposición de dos horas a las microondas emitidas por algunos teléfonos celulares mata células cerebrales.

Los investigadores experimentaron en ratas adolescentes que fueron expuesta por dos horas a teléfonos gsm a uno de estos tres niveles de potencia: 0.01, 0.1 y 1 vatios. Mientras tanto, otras ratas en un grupo de control no se expusieron. Como referencia, los teléfonos celulares funcionan con una salida de poder máxima de 0.6 varios. Después de 50 días se realizó un análisis del tejido cerebral de los animales; éste reveló que más del dos por ciento de las células cerebrales de los animales que habían recibido exposiciones de radiación del teléfono celular de 0.1 w o mayores estaba muerto o a punto de morir. Mientras tanto, los otros grupos no mostraron una muerte significativa de células cerebrales.

Para los investigadores estos resultados son un poco desconcertantes, ya que la energía absorbida por las ratas fue en verdad baja, comparada con la que recibe una persona cuando utiliza su celular. Aunque los científicos advierten que los resultados no pueden aplicarse al uso de este teléfono en el mundo real, sí señalan que podría haber consecuencias negativas a largo plazo, ya que en la época moderna, además de la de los celulares, la gente está cada vez más expuesta a una gran cantidad de microondas.

Redacción: Jonathan Navarro Tonix

 

400 pequeñas dosis de ciencia, UNAM

Compartir

Comentarios