Perteneciente a una familia acaudalada fue educado en París, ciudad donde transcurrió casi toda su existencia, y verdadero centro de actividad de las primeras experiencias aéreas.

Desde pequeño gustaba de tumbarse en el campo para observar las nubes y las aves, al mismo tiempo que era un gran lector de Julio Verne, con el cual comenzaron sus sueños de aventura. La lectura le enseñó a no limitarse en solo identificar las figuras de conejos u ovejas en las nubes, sino que soñaba con alcanzarlas con sus propias manos.

En 1891 pudo observar por primera vez un motor a gasolina, tras esta experiencia se le ocurrió unir los engranajes y la transmisión por poleas de la maquina de coser con un motor de gasolina a fin de acoplarlos a un globo y manipular sus movimientos, ya que, en esos tiempos los globos se limitaban a flotar sin pilotearse.

En 1898 realizó su primer intento de vuelo en un globo esférico llamado Brasil, dotado de un pequeño motor de explosión. Con su segundo globo, La Musique, ganó un premio del Aero-Club parisino al efectuar un vuelo de 22 horas a más altura que sus competidores.

Convencido de que la forma esférica no era la adecuada para la navegación aérea a motor, adoptó la forma cuasi-cilíndrica propia de los dirigibles; así construyó el Santos-Dumont nº 1, de 25 m de longitud y con 600 m3 de hidrógeno, con el que realizó dos pruebas el 18 de septiembre de 1898. El siguiente modelo fue el Santos-Dumont nº 2, con una hélice de Aluminio accionada por un pequeño motor de 2,5 CV cuyas vibraciones se reducían fijándolo en largas vigas, y en el que el aeronauta se sentaba sobre un simple sillín de bicicleta.

Encontrarse al aviador en cualquier calle parisina reparando sus dirigibles se convierte en una escena habitual, y Santos-Dumont acaba convertido en el personaje de moda. Su escasa estatura (152 cm. de estatura y menos de 45 kg. de peso) no le impide granjearse los favores de las damas de la alta sociedad, e impone la moda de los cuellos altos de camisa y el sombrero panamá.

Más tarde decidió abandonar la construcción de dirigibles y emprendió la carrera de los aeroplanos. Así, con el llamado Nº 14 bis estableció una marca de 220 metros de recorrido a unos seis metros de altura el 12 de noviembre de 1906.

El llamado Demoiselle nº 19, logró batir en 1909 la marca de despegue, estableciéndola en 70 metros. Sin embargo un año más tarde, al aparecer los primeros síntomas de una esclerosis en placas, decidió dejar de volar.

Regreso a su patria en 1928 y en 1932 víctima de fuertes depresiones se ahorcó en su residencia de Guaryja a los 59 años de edad.

 

Redacción: Jonathan Navarro Tonix

Comentarios