¿Sabías que ciertos cangrejos cambian tres veces de ojos durante su vida?

Hace poco se descubrió que los cangrejos que viven alrededor de los respiraderos termales en los pisos de los océanos tienen distintos ojos a lo largo de su existencia con la finalidad de adaptarse al ambiente que los rodea.

Los científicos rastrearon el desarrollo de los ojos de esta especie de crustáceo en distintas fases, desde que es una larva hasta los periodos de juventud y adultez, que se viven en diferentes profundidades del mar.

Los cangrejos son primero larvas microscópicas que arrastran las corrientes junto con el plancton a las profundidades medias del océano. En esta fase tienen un ojo compuesto, como el de los insectos, que enfoca imágenes y es sensible a la luz azul opaca de esta profundidad. Conforme pasa por sus etapas juveniles, el cangrejo busca profundidades mayores y la sensibilidad del pigmento visual cambia a la luz azul verdosa que emiten los animales luminosos de las aguas oscuras.

Cuando es adulto, el cangrejo llega al respiradero termal, que está mil metros por abajo de donde empezó su descenso. Para entonces su ojo se ha vuelto una retina desnuda y larga que puede recoger las pequeñísimas cantidades de luz que emiten los respiraderos. Al parecer, su ojo se convierte un detector muy sensible de fotones que le indica al cangrejo dónde es más brillante la luz. Esto permite al animal juzgar la distancia que hay entre él y el respiradero.

 

Redacción: Jonathan Navarro Tonix

Compartir

Comentarios