Uno de los signos inevitables del paso del tiempo es el cambio en el cabello. El de una persona joven es grueso, resistente, elástico y brillante. Después de los 50 años, su peo se torna más delgado, quebradizo y pierde el lustre que algún día tuvo. Los cambios químicos que se llevan en el interior de un cabello eran difíciles de detectar, pues la melanina, el pigmento que le da el color, interfería en las técnicas analíticas.

Recientemente, mediante un análisis conocido como Espectroscopía Raman, se analizó el corte transversal de cabello de jóvenes de 20 años y también de personas de más de 50.

Recordemos que el pelo está compuesto de una proteína llamada beta laminar que forma cadenas helicoidales llamadas alfa hélices. Estas se unen unas con otras por puentes de disulfuro que son pares de átomos de azufre que dan forma y estabilidad a la estructura del pelo.

El análisis mostró que el cabello de personas de más de 50 años contienen una menor cantidad de estos puentes de disulfuro, lo cual da lugar a una estructura más endeble, delgada y quebradiza.

Compartir

Comentarios