Con la llegada del invierno se hacen presentes las enfermedades respiratorias y las epidemias de gripe. La menor humedad relativa y la mayor concentración de personas en lugares cerrados favorecen el desarrollo de los virus.

Investigadores creen que en este proceso de se deriva, también, de las disminución de la producción de vitamina D, durante esta época.

Este componente no se encuentra como tal en los alimentos en si, sino que se forma cuando ciertas sustancias presentes en el tejido graso del cuerpo, llamadas esteroles, se transforman por acción de la radiación ultravioleta del sol. Los investigadores explican que, al disminuir la intensidad de la radiación solar durante el invierno, se debilita el sistema inmunitario, lo cual facilita el paso a las infecciones.

En un estudio realizado a personas con niveles en sangre más bajo de lo normal de vitamina D, fueron más propensos a contagiarse por virus causantes de enfermedades respiratorias.

Mientras se obtiene mayor información sobre la acción de esta vitamina sobre el sistema inmunológico, la recomendación es asolearse y tomar vitamina D, durante el invierno.

 

Redacción:Jonathan Navarro Tonix

Compartir

Comentarios