Junto con el Lago de los Cisnes, la obra de ballet más famosa en el mundo y esta época es ideal para disfrutar de una función o de conocer la historia que rodea a este curioso personaje.

El cascanueces y el rey de los ratones es un cuento escrito por Ernest Theodor Amadeus Hoffmann en 1816. Es uno de los ballets más representados y conocidos ya que Chaikovski puso música a esta obra y desde entonces se representa por todo el mundo.

 

Historia

El granjero Stahlbaum y su esposa celebraban una fiesta de Navidad. Clara y su hermano Fritz, hijos de Stahlbaum, estaban muy contentos y llenos de alegría por la época. Clara esperaba impaciente al mago Drosselmeyer, su tío favorito, un fabricante de juguetes que siempre llegaba con alguna sorpresa.

El mago llegó con su sobrino, Fritz, y una gran caja de sorpresas de la que fueron saliendo un soldado bailarín, una muñeca y un oso polar con su cría. La joven Clara quería quedarse con la muñeca, pero su madre le explicó que eso no era posible.

La niña comenzó a llorar desconsoladamente y Drosselmeyer sintiendo la pena de su sobrina, la sorprendió con un regalo especial: un gran Cascanueces de madera. Al mismo tiempo el hermano recibió el Rey de los Ratones.

Fritz siente envidia por el nuevo juguete de su hermana por lo cual decide pelar por él. Entre jalones el Soldado se rompe, sin embrago Drosselmeyer, lo arregla con una venda y lo deja casi perfecto.

Cuando la fiesta termina, los invitados se van y el pequeño Cascanueces se queda junto al árbol de Navidad. Antes de la medianoche, la niña baja para ver a su Cascanueces, pero al quedarse dormida comienza a soñar que todo cobra vida a su alrededor.

Hacen su aparición el Rey de los Ratones y su banda de roedores que aterrorizan a la niña. Pero llegan los soldaditos de juguete comandados por el cascanueces para defender a Clara. Fritz los ayuda como capitán de artillería y la niña se siente protegida por estos nuevos amigos. Sin embargo comienzan a perder la batalla. Clara se arma de coraje y lanza una de sus zapatillas al Rey de los Ratones. Lo derriba, el Cascanueces lo mata y los ratones huyen.

Es entonces cuando el Cascanueces se transforma en un hermoso príncipe e invita a Clara y a Fritz a un viaje a través del bosque encantado. Al llegar al bosque, se encuentran con el rey y la reina de las nieves quienes bailan para ellos junto a los copos de nieve. La danza se va convirtiendo en un torbellino y finalmente impulsa al trineo, con el príncipe, Clara y Fritz a bordo, hacia un lugar lleno de magia.

Los hermanos Stahlbaum y el príncipe llegan al reino de los confites, donde los recibe un hada. Allí el hada pide al príncipe que narre sus aventuras como Cascanueces y tras esto, comienza una fiesta maravillosa que culmina en un baile entre el príncipe y el hada. Clara y Fritz vuelven de regreso a la realidad en su trineo.

 

Compartir

Comentarios