Entre la gente que practica el esoterismo, el concepto, “Buena vibra”, se refiere  algo intangible que produce efectos benéficos.

En los últimos años, un grupo de científicos encontró que la buena vibra, nada tiene de esotérica, ya que es una vibración mecánica que se puede sentir y medir.

En un experimento, un grupo de ratones fue expuesto durante 15 días por periodos muy cortos a una vibración mecánica de alta frecuencia, pero de una intensidad extremadamente baja. Su tejido graso fue 28% menor que el de los ratones de otro lote que había llevado una dieta idéntica y no habían sido expuestos a la vibración.

Sabemos que el ejercicio reduce la cantidad de grasa pues quema las calorías que se producen al metabolizar éstas. Del mismo modo la vibración del experimento ayudó a reducir la grasa pero de una forma diferente.

Los adipositos, o células que almacenan la grasa y la células que forman hueso y músculo proviene de un mismo tipo de célula madre ubicada en la médula ósea. Estas pueden diferenciarse y generar cualquiera de estos tres tipos. Los científicos encontraron que las vibraciones hacen que la diferenciación se incline a la formación de huesos y músculos, y reduce la producción de adipositos por consecuencia la formación de grasa es menor.

¡Ahora ya lo sabes1, es conveniente relacionarse con gente “Buena vibra”.

Redacción: Jonathan Navarro Tonix

 

 

 

Compartir

Comentarios