¿Cómo reaccionarías si te enteras de que tu pareja te ha sido infiel, o más bien, cómo la recibirías? Esperemos que no seas como algunas especies animales, que entran en un juego de violencia, cuando tratan de defender su territorio sexual.

En un reciente estudio se comprobó que las Salamandras macho de dorso rojo que regresan a casa después de una noche de infidelidad, pueden recibir una paliza. Así mismo cuando las hembras cometen la misma falta, también reciben el mismo castigo.

En el estudio los investigadores separaron parejas establecidas de salamandras tomadas de su estado salvaje. Al colocar a los machos en un contenedor con otra hembra, los forzaban a ser fieles o infieles; mientras que sus parejas hembras, por otro lado, observaban sus reacciones. Lo que encontraron fue que las hembras eran mucho más hostiles hacia sus compañeros que habían estado con otras y adoptaban una postura con la que intentaban parecer grandes y amenazadoras; incluso, de vez en cuando, mordían a los machos.

Esto ocurre cuando las feromonas de la amante se adhieren a la piel del macho y la compañera las detecta. Las salamandras hembra defienden enérgicamente su territorio contra otras hembras. Pese a ello, según los investigadores, ellas no son agresivas con los machos que conocen por vez primera, sino sólo con sus compañeros.

Puesto que los machos no ayudan a cuidar a sus crías, no está claro por qué las hembras quieren que éstos se queden. La explicación más probable es que las hembras lo hacen para impedir a sus compañeros que traigan otras hembras al territorio mutuo, donde podrían competir por recursos, como comida y protección.

 

Información tomada del libro: Pequeñas dosis de ciencia,UNAM

 

Compartir

Comentarios