Hoy que el Presidente Donald Trump vuela a Europa a su cita con los países del G20 México incluido, Corea del Norte lo reta y le manda de regalo del Día de la Independencia un misil interbalístico con capacidad de llegar a Alaska o Hawai. Trump acusa a China de no hacer los suficiente para contener a su vecino y aliado, pero olvida la relación profunda entre ambos países.

Hace unos momentos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se discutió el tema. Nikki Haley la embajadora de los Estados Unidos ante la ONU dijo que el lanzamiento del misil norcoreano es una amenaza directa a Corea del Sur, Japón y los Estados Unidos y agregó que su país presentará en los próximos días un proyecto de sanciones contra Corea del Norte. Rusia respondió que la salida no es más sanciones comerciales, sino la desnuclearización de la península de Corea.

El presidente chino XI Jinping fue de los primeros líderes en ser recibido por Trump en su mansión de Maralago en Florida. Este primer acercamiento produjo muchas fotos, apretones de manos y sonrisas, pero esto no se ha traducido en mejores relaciones entre ambos países. La política proteccionista de Donald Trump de apoyar primero a las industrias estadounidenses se enfrenta al poder económico de China y puede hacer muy poco para cambiar a las fuerzas que mueven el dinero.

El presidente chino estuvo hoy en Alemania y para muestra un botón, el apretón de manos en Maralago sirvió de poco. Xi Jinping le dio un revés a Trump y a la empresa Boeing que fabrica aviones. En Alemania dejó un contrato para la compra de 140 aviones Airbus para lo que tendrá que desembolsar 23 mil millones de dólares. Tom Enders, el presidente ejecutivo de la firma europea de aviación dijo que es uno de los mayores contratos firmados en los últimos años. Las amenazas de imponer aranceles a productos fabricados fuera de los Estados Unidos y el apoyo a las fabricas establecidas allá de poco ayudaron a la Boeing que se queda sin este jugoso contrato.

La salida de los Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio del Pacifico, dejó la vía libre a China para ocupar su lugar y valerse de este poderoso instrumento de comercio para vender sus productos.

Ante este panorama el jueves se reúnen los países del G20 en Hamburgo con el comercio y Corea del Norte como los temas centrales además del medio ambiente, sin duda no será un evento para los brindis y las fotos.

 

Compartir

Comentarios