COLUMNA: Radio Centro Futbol y más

    Edgar Valero
    Edgar Valero
    28 de años de experiencia lo respaldan
    agosto 25, 2015

    AMÉRICA, LOS GRITOS SE VAN SILENCIANDO

    No acababa aún de instalarse como director técnico de las Águilas del América Nacho Ambriz, cuando ya más de la mitad de la tribuna en el Azteca pedía que fuera cesado. Dos derrotas, siete goles en contra y un escándalo mayúsculo, como si se hubiera perdido la guerra.

    Todas las consideraciones sobre jugadores lesionados, jugadores que no se habían reportado, las circunstancias en pleno que significan llegar y tomar el control de un equipo, parecieron no ser factores de defensa para Nacho, quien ha sido, como en su momento Miguel Herrera, la “extraña apuesta” de Ricardo Peláez, quien sin embargo, no parece apostar a lo loco, no antes, no ahora.

    Y es que el palmarés no avalaba a Ambriz, y en su momento, el palmarés pareció tampoco favorecer a Herrera, quien a pesar de haber tenido gestiones mas que aceptables en Atlante y Monterrey, arrastraba en su pasado el descenso que sufrió con Veracruz y aquellos aciagos tiempos con los Tecos. Pero se ve que no ha de ser absolutamente imprescindible para el presidente deportivo del América que sus técnicos sean tan ganadores, como el otro 50% de sus selecciones, dígase Antonio Mohamed, coronado con Tijuana y el bicampeón Matosas con el León, al menos eso dejan entrever las decisiones que ha tomado.

    Y si a resultados nos vamos, los números de Peláez como presidente del América, impresionan a cualquiera. Dos títulos, un subcampeonato,  cinco semifinales en la liga, un título de la Concachampions, tres rachas ganadoras importantes, además de que las Águilas nunca han dejado de calificar a la liguilla en sus seis torneos con el equipo y mejor que todo eso, tribuna llena. Pero como buenos mexicanos los aficionados de las Águilas son hombres de poca fe, y a pesar del éxito comprobado de Ricardo con el equipo capitalino, se han seguido cuestionando sus decisiones, dígase contrataciones de técnicos o de jugadores. Es decir, le encontramos a donde no hay.

    Estoy por asegurar que Ricardo, tomando el tiempo que ha estado al frente del equipo, puede ser el Presidente deportivo más efectivo de la historia. De resultados tangibles, inmediatos, satisfactorios. Y Ambriz parece que ha venido a contribuir a esta seguidilla de éxitos, al menos, en este despertar de seis triunfos seguidos, que emulan a los logrados en su momento por Mohamed y por el propio Herrera, quien incluso llegó a 7 victorias seguidas en el la liga y una más en la Concachampions ante el Alajuelense de Costa Rica, es decir, ocho triunfos en fila.

    El aceptar un solo gol en seis partidos, contra los siete que le metieron en dos, habla de una gran recuperación del América, de un control defensivo, que de balancea estupendamente con los 17 tantos conseguidos en el mismo periodo. Es decir, el sueño dorado de cualquier técnico, muchos goles a favor, pocos en contra.

    Y el torneo comienza, apenas tenemos un tercio de la temporada, pero las oportunidades que no tuvo Nacho al tomar las riendas del equipo, parece que llegaron en este frenético ritmo que tomó al disputar precisamente seis partidos en solo 21 días. Cuatro en la liga, incluyendo una doble jornada y dos de la competencia regional de la Concacaf. Para muchos esto hubiera sido un problema, para Ambriz significó la oportunidad de poner a tono a su equipo, y prepararse para cerrar el mes ante Cruz Azul el próximo fin de semana, y luego un receso que permitirá la recuperación física de su equipo de cara, casi, a la segunda mitad de la temporada.

    No se ha ganado nada, pero ya al menos, el equipo se ha sacudido la presión del público y la mediática, que con su exacerbado escepticismo de pronto revienta de tal forma que termina por botar entrenadores que comenzaban a hacer su labor, como le está pasando, por ejemplo, a Sergio Bueno, pero esa, es otra historia…



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: