COLUMNA: Al pan pan y al vino vino

    Deby Béard
    Deby Béard
    Especialista internacional en vinos
    mayo 20, 2016

    BAJO EL SOL DE LA TOSCANA

    Ubicado en el camino que unía las ciudades Arezzo y Fiesole en la época Etrusca Romana, en la Toscana, se encuentra un compendio de elegancia cultural y arquitectónica. Un antiguo pueblo medieval convertido en un lujoso resort, cuyas características de otras épocas han sido cuidadosamente preservadas.
    Hoy en día, este increíble vestigio del pasado, con sus muros y puentes de mil años, es propiedad de la familia Ferragamo, los descendientes del famoso zapatero de Hollywood.
    Fue gracias a un día de caza en 1985 que Ferruccio Ferragamo se enamoró de Il Borro, que en aquella época pertenecía al duque AmedeoD’Aosta.
    Durante años, la familia Ferragamo solía alquilar la finca toscana con todas sus villas y casas, hasta que en 1993 tuvieron la oportunidad de comprar toda la propiedad, incluido el pueblo en ruinas y la gran villa que habían sido parcialmente destruidos por una bomba en la última guerra, pero también adquirieron ese toque de magia que la rodea y que es inmediatamente evidente.

    Columna_20160520_Vino_Ferragamo2

    A partir de ese día y en adelante, Il Borro ha sido restaurada para recuperar el antiguo esplendor perdido en el tiempo y en donde ahora se ubican villas de lujo, casas de campo privadas y acogedores departamentos que ofrecen un alojamiento exclusivo en este rincón verde y tranquilo. Tanto la villa medieval como la finca llamada Il Borro han sido restauradas con esmero para ofrecer a la mayor variedad de viajeros la hospitalidad de la Toscana campestre. Se ha intentado mantener la típica vida de la zona con granjas, refugios y villas. Todas tienen instalaciones y comodidades de lujo dentro del ambiente tranquilo y rural.
    En las palabras de Salvatore Ferragamo: “Il Borro es una pequeña villa construida con paciencia y sacrificio hace cientos de años, en donde cada detalle arquitectónico fue planeado meticulosamente y hoy quienes la visitan viven realmente una gran experiencia como si fuera una pintura del Renacimiento que ha vuelto a la vida.”
    Además de remontarnos a la Edad Media, Il Borro produce excelentes vinos. Empezando en 1995, Ferruccio y Salvatore Ferragamo aprovecharon todo el conocimiento y experiencia agricultural y vitivinícola de la zona para hacer magníficos vinos que reflejan la esencia de Il Borro, después de analizar exhaustivamente el terreno para elegir las cepas que serían plantadas en cada parcela.
    Un buen vino, mientras más misterioso es, más ofrece música que encanta y que resulta difícil descifrar inmediatamente, tiene muchos sabores y miles de aromas.
    En el viñedo Il Borro crecen uvas toscanas y francesas que se adaptan a la variedad de suelo: San Giovese, Merlot, Syrah y Cabernet Sauvignon. El vino Il Borro tiene profundo color rubí con destellos morados y aroma de la tierra del bosque y especias. Es uno de los mejores súper toscanos y combina muy bien con quesos maduros, caza y pasta.

    Crédito de imágenes: Deby Béard



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: