COLUMNA: En Resumidas Cuentas

    Arturo Corona
    Arturo Corona
    Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
    noviembre 25, 2016

    CAMBIOS EN LAS PENSIONES

    Cada año por estas fechas algunos analistas y columnistas nos recuerdan los sueldos excesivos y prestaciones que ganan muchos burócratas de alto nivel, del Presidente para abajo pasando por Ministros de la Suprema Corte, Secretarios de Estado, diputados y senadores.

    Desde jugosos aguinaldos a ayudas de despensa, aunque jamás hayan puesto pie en un mercado o super, pasando por seguros de jubilación, de separación, de gastos médicos. Expresidentes, ex magistrados, exfuncionarios de alto nivel, muchos reciben una jugosa pensión vitalicia que pasa tal cual a sus viudas.  Esto ya no debe de extrañarnos ni causar admiración y sorpresa, son los datos oficiales que son públicos pero se desconoce cuánto dinero les salpica por los jugosos contratos que firman, los negocios al amparo del poder y simplemente por el fomento de la corrupción. EL mejor ejemplo hoy son al menos nueve gobernadores que son investigados, otros fugados que cargan una recompensa sobre sus cabezas.

    Estos funcionarios viven en otra dimensión, por encima del resto de los mortales. El tema de las pensiones es uno que se encuentra bajo la lupa del Congreso,  funcionarios de Hacienda y de Fondos para el Retiro,  Amafores y de la Consar el Sistema de Ahorro para el retiro, el propio Imss e Issste. Carlos Noriega, presidente de la Administradora de Fondos para el Retiro planteó que la edad del retiro aumente de 65 a los 67 años de edad, algo que no aplica entre los funcionarios de alto nivel. Pero eso no es todo, también planteó la necesidad -dijo- de cobrar impuestos a las pensiones, bajar beneficios. Dijo que la tendencia mundial es a vivir más con una expectativa de vida que ha subido a cerca de los 90 años. Manejó un dato: el 25 por ciento de las personas de 80 años de edad siguen trabajando por necesidad, pero eso quiere decir que pueden hacerlo.

    Hasta aquí lo dicho por Carlos Noriega en un seminario especializado. Las pensiones sin duda están bajo presión al envejecer la población. Llegará el momento por allá por el año 2050 según las proyecciones en que la población mayor de los 60 años será la predominante, seremos un país de viejos con poco dinero para pensiones.

    Las personas que se pensionarán en los próximos años sin duda estarán bajo la presión de hacerlo cuando pasen los 65 años de edad y antes de los 70 sí es que logran una pensión.

    Ante este panorama muchas críticas por los niveles tan disparado entre los montos de las pensiones que paga el Estado para la alta burocracia y los que recibe el trabajador que durante su vida laboral se ganó una pensión que le permita vivir con desahogo, pero hasta ahora no solo son insuficientes, sino que están en riesgo.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: