COLUMNA: Radio Centro Futbol y más

    Edgar Valero
    Edgar Valero
    28 de años de experiencia lo respaldan
    Noviembre 18, 2015

    CAMPEONES FICTICIOS

    Apenas hace unas horas y cuando faltaban escasos cuatro días para que se lleve acabo la esperada pelea entre el boricua Miguel Angel Cotto y el mexicano Saúl Álvarez, el Consejo Mundial de Boxeo decidió desconocer como campeón mundial de peso medio al primero, en un asunto que tiene que ver más con cuestiones económicas que con el boxeo en sí.

    No lo digo por el Consejo Mundial de Boxeo cuya honorabilidad no está en duda. Lo hizo muy bien en sus muchos años Don José Sulaimán y lo sigue haciendo bien ahora su hijo Mauricio Sulaiman.

    Lo que yo digo tiene que ver más con la necesidad de ganar dólares, muchos dólares, muchos cientos y miles y millones de dólares que hacen que aquellos que alguna vez tuvieron hambre se conviertan en mercaderes más que en deportistas.

    Pero todo esto tiene una base, cuyos fundamentos son la facilidad que tienen los boxeadores para subir y bajar de división y disputar campeonatos del mundo, unos legítimos, y otros de muy dudosa reputación.

    Hoy lo que más importa es ver cuántos campeonatos del mundo se han ganado en cuantas divisiones para poder impresionar a los parroquianos, quienes finalmente gastan también, decenas, cientos, miles, decenas de miles de dólares por pagar un boleto para ver fraudes auténticos como el que protagonizaron Manny Pacquiao y Floyd Mayweather a principios de este año.

    Otro caso los representa precisamente Saúl Álvarez, el famoso Canelo, quien ha sido apoyado a lo largo de su carrera, primero por la empresa de televisión más importante de Latinoamérica, Televisa, luego, por don José Sulaimán y el Consejo Mundial de Boxeo, y al final del día el respaldo le ha llegado de un promotor como Oscar de la Hoya quien conoce perfectamente el trámite para poder hacer que peleadores medianones como el propio Álvarez luzcan como auténticas leyendas del ring, tal y como le pasó a él mismo en su carrera.

    A mí no me importa que me digan que el Canelo es muy bueno, después de haber visto tantas peleas durante los últimos 29 años de mi vida, conozco perfectamente de todos los trucos, triquiñuelas, tranzas,, arreglitos, componendas y demás, que permiten que un peleador que apenas un par de años antes peleaba en la división de peso welter ahora lo haga en la de peso medio, subiendo al ring con un peso inferior al límite de la división que es casi un insulto, pues prácticamente sube como super welter ” gordito “, y que luego a nadie le extrañe que el gas se le acabe a media pelea.

    Debo reconocer que por primera vez en mucho tiempo el Canelo y Coto tendrán una pelea sin “asegunes”, y que quien resulte ganador puede proclamarse auténticamente campeón de las 155 libras, pero nunca legítimamente campeón mundial de peso medio.

    Y la locura aquella de que quien gane este combate debería de enfrentar a Gennady Golovkin, debe de quedarse en ese estatus, sopena de que haya el riesgo de un muerto arriba del ring.

    Si el niño bonito Álvarez o el decadente Cotto se atrevieran a subir al ring para enfrentar Golovkin estarán corriendo un terrible riesgo y me pregunto quién es el valiente que asumirá la responsabilidad de una tragedia. Ya vimos a Alvarez hacerse “campeón” mundial ganándole a puros “muertos”, no sea que ahora el asunto sea en serio y el mexicano, quien presumiblemente saldrá con la mano en alto el sábado, se atreva a tratar de ser campeón verdadero de una división en donde le falta pegada, peso, estatura y boxeo. Campeón de a “mentis” diria yo…



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: