COLUMNA: Radio Centro Futbol y más

    Edgar Valero
    Edgar Valero
    28 de años de experiencia lo respaldan
    Noviembre 23, 2015

    CANELO: EL PODER DE LA MANIPULACIÓN

    Esta vez ni siquiera los que sacan la matraca pueden defender lo que pasó. Miguel Cotto se ha sumado a la larga lista de boxeadores que han sido asaltados a los ojos de todo el mundo en cadena internacional por la banda de jueces con antifaz que opera en Las Vegas.

    Luego de darle una lección de buen boxeo al mexicano Saúl Álvarez, los incompetentes jueces avalados por la truculenta Comisión Atlética de Nevada se volvieron a prestar a una canallada vista en prácticamente todo el mundo, avalando el dicho aquel de que “billete mata carita” y en este caso “billete mata buen boxeo”.

    Quien diga, como estos ineptos sujetos que Álvarez ganó 9 de los 12 rounds disputados en el Mandalay Bay Events Center, como dijera ese extraordinario comercial de Silvestre Stallone con la marca Tecate “necesita ver más bax”. De tal magnitud es el escándalo para quienes nos dedicamos a esto, que, de pronto empezamos a recordar capítulos donde, con flagrancia, se ha despojado de la victoria a quienes la consiguieron de forma inobjetable en el ring.

    Álvarez que sigue siendo manejado por dos managers ya sin mayor aporte a su estatura como boxeador, simplemente trató de ganar con solo golpe la pelea, a sabiendas que boxísticamente hablando no había forma de que lo hiciera. Su mérito real fue llegar hasta la otra esquina luego de 12 rounds, esta vez casi sin jalar aire por la boca, algo que amenazaba con suceder desde el tercer episodio.

    De pronto me pregunto si el Consejo Mundial de Boxeo no le habrá dado una ayudadita al mexicano, recordando que el boricua se había negado a cumplir con las cuotas de sanción para que este organismo avalara la pelea como titular.

    Digo, medio mundo sabíamos que Cotto no quiso pagar y el envalentonado Canelo si. Envalentonado porque ahora en su mundo ideal, en Canelolandia, siendo víctima de la gente que lo rodea, de pronto cree que está listo para pelear con Gennady Golovkin y hasta quiere ponerle condiciones al mejor peleador del mundo. Causa hilaridad su ignorancia en el tema. Siempre he dicho que un deportista que sea triunfador en su materia no significa que sea experto y conocedor de su disciplina. Y eso pasa con este muchacho que ha vivido alejado de la realidad hace mucho tiempo.

    En mi cuenta de Twitter hubo quien me llamó malinchista, pero la verdad mi compromiso sigue siendo con la verdad, no con la adulación a la que se acostumbran estos personajes, que siguen creyendo que como les tocó vivir en la era de las grandes bolsas, por eso son infalibles y se comportan de manera egocéntrica.

    Álvarez comandó la pelea en tres rounds a lo mucho y el único momento en que fue dominador, no le alcanzó el gas para ir adelante y rematar a Cotto cuando estuvo lastimado. Tampoco me resulta un argumento decir que como el Canelo conectó más golpes, por eso ganó la pelea. Chávez en aquella pelea ante Meldrick Taylor recibió dos toneladas de golpes y ganó con uno. Así que las estadísticas de compubox, pueden servir para el beisbol o la NFL, pero no me dicen que pasó en el cuadrilátero.

    Si se ocuparan los mismos criterios del sábado en peleas de Mayweather, por ejemplo, quien sabe cuantas peleas habría perdido el norteamericano. Pero como el moreno es el negocio, pues “apoyemos el negocio”, igualito que como apoyaron al Canelo.

    Ya lo decía yo el viernes. No importa si esto significa el tercer campeonato mundial en otra división para Álvarez, algo que no pudo hacer en su momento Julio Cesar Chávez, ni siquiera esto ni el membrete que le pega a su publicidad Oscar de la Hoya de “mexican superstar”, nada de lo que ha hecho le garantiza un lugar en la inmortalidad.

    Y menos cuando más de la mitad de sus peleas de campeonato parecen haber estado manipuladas por los intereses de quienes lo patrocinan, quienes lo transmiten, y quienes resultan beneficiados de sus shows.

    Álvarez está lejos de ser una verdadera estrella del boxeo. Es más un showman o un buen producto para vender a los ingenuos o a aquellos que les da lo mismo si gana bien ante rivales de prestigio o si gana mal y le obsequian victorias inmerecidas como la del sábado. El Canelo esta a años luz de ser considerado en el verdadero mundo del boxeo como un gran peleador. Aunque eso le importa un bledo a Oscar de la Hoya, mientras pueda seguir vendiéndolo como si fuera verdaderamente el gran ídolo de México, que no lo es.

    Más aún, Álvarez y su sequito olvidan una premisa estratégica e importante para ser alguien en el mundo del deporte, vale más una derrota legítima y disputada, que una victoria mentirosa y sin valor como la del sábado.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: