COLUMNA: Cinema Red

    José Antonio Valdés
    José Antonio Valdés
    Investigador, guionista, crítico y docente cinematográfico
    mayo 29, 2015

    CUCHILLO DE PALO: UN FILME PARA LA ACEPTACIÓN

    El 16 de agosto de 2006, en su exilio brasileño y sin ajustar cuentas con la justicia, fallecía a los 93 años de edad el feroz exdictador paraguayo Alfredo Stroessner. Llegó al poder de su país en 1954, tras una cadena de inestabilidad política y social que afectó notoriamente a Paraguay tras la Segunda Guerra Mundial al grado de provocar una guerra civil en 1947.

     Bajo la bandera del Partido Colorado, Stroessner asumió el poder para no dejarlo ir desde 1954 hasta 1989, reeligiéndose infinitas en veces en elecciones fraudulentas. De partido socialdemócrata, el Partido Colorado se volvió bajo el tiránico mando de Stroessner en uno de extrema derecha. Corrupción, anticomunismo, militarismo feroz, intolerancia, entreguismo a las políticas económicas e intervencionistas de los Estados Unidos y complicidad con las demás dictaduras de América Latina fueron características importantes del gobierno de Stroessner. La pesadilla terminó en 1989.

     Columna_20150525_Cine_Cuchillo2

    A las heridas parece haberlas cerrado el olvido. Miles de asesinados, cientos de desaparecidos y al menos un millón de exiliados son las cifras terribles de los “Archivos del Terror” develados en 1992. 35 años de sistemática violación a los derechos humanos quedaron impunes.

    Pero la cineasta paraguaya Renate Costa se rehúsa a dar carpetazo al dolor de aquellos victimizados por los delirios del poder. Particularmente cuando en su propia familia el látigo de la crueldad pegó con furia. Su tío Rodolfo, homosexual, sufrió en carne propia la persecución que el régimen de Stroessner llevó a cabo sobre aquellos considerados una “lacra social”. En Paraguay, la comunidad homosexual fue enlistada, señalada y obligada a esconderse. Rodolfo murió de tristeza en un invierno. Y esta emoción es la que la directora pretende diseccionar en su primer largometraje documental, Cuchillo de palo (España, 2010).

    Columna_20150525_Cine_Cuchillo3

    Apoyada en testimonios con miembros de su propia familia, Costa, educada cinematográficamente en Paraguay, Cuba y España, descubre una terrible realidad. Hablar del tío Rodolfo, el único de sus tíos que no quiso ser herrero como era la tradición familiar para entregarse a los placeres de su preferencia sexual, significa evocar la represión de los tiempos de la dictadura. Las fotos han sido escondidas. Los recuerdos silenciados. Rodolfo fue el “cuchillo de palo” para toda una familia que nunca lo pudo comprender o aceptar porque su vida y su seguridad iba en ello. Con sensibilidad y al mismo tiempo ansias por destrabar el silencio, Renate Costa consigue su cometido.

    Columna_20150525_Cine_Cuchillo4

    Por primera vez en 1961, el Partido Colorado perdió por primera vez las elecciones en el 2008. Apoyado por una alianza democrática, Fernando Lugo obtuvo la presidencia de Paraguay. Pero aunque la nación parece abrirse a este nuevo momento, Renate Costa con su documental Cuchillo de palo se asoma a esa memoria que solo revive puertas adentro. Pese a quince años de democracia, los paraguayos siguen sin protestar, sin tomar las calles. La represión les caló muy hondo. Y viven torturados por el silencio. Con su filme y su vocación para evocar el recuerdo en sus protagonistas, Renate Costa deja muy en claro que el arte, poco a poco, puede servir para cambiar la realidad.

    José Antonio Valdés Peña

    Columna_20150525_Cine_Cuchillo5



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: