COLUMNA: La Última...

    Jesús Escobar
    Jesús Escobar
    Conductor de espacios informativos
    diciembre 21, 2016

    DOS CASOS, UN SOLO MÉXICO

    En estos días hubo dos noticias que desvelan las carencias de nuestra sociedad. Tultepec y Ana Gabriela Guevara. La irresponsabilidad, imprudencia, impunidad, misoginia, machismo, pero sobretodo el vacío de autoridad.

    Tultepec

    Alrededor de las 14:40 horas de este martes se registró una gran explosión en el mercado de cohetes ubicado en el EDOMEX generando una columna de humo que causó alerta entre la población cercana.

    Tultepec, es un municipio del Estado de México, conocido por la fabricación y venta de juegos pirotécnicos y ha registrado explosiones relacionadas con esta actividad comercial en 1998, 2006 y 2007, siniestros que destruyeron casi la totalidad del mercado.

    Las primeras imágenes del momento de la explosión del tradicional tianguis de cohetes fueron captadas por usuarios de redes sociales a una distancia que permitió reflejar la magnitud del siniestro.

    La onda expansiva alcanzo los 3 kilómetros a la redonda, personas que habitan en ese radio, confirmaron que se cimbraron ventanas, vidrios, puertas. Gran parte del mercado de San Pablito fue consumido por la explosión.

    Sus 300 puestos fueron reducidos a cenizas. Había gente que se quiso echar a correr y que de repente desapareció entre el humo y las chispas que brincaban de los cohetes, fueron como 25 minutos de horror

    Había mucha gente surtiendo compras navideñas y de repente se vino la tronadera y todos a correr. Una señora y una niña que estaban en el puesto de ‘El Torito’ no pudieron salir

    Uno entiende que muchas familias viven de la pirotecnia, Una tradición de generaciones, verdadera artesanía que incluso se exporta a Europa. Pero el costo es demasiado alto.

    Existen reglamentos, pero no son suficientes, no alcanzan a cubrir el grado de riesgo, el error humano tiene consecuencias mortales.

    ¿No existen alternativas para salir del círculo perverso de riesgo y muerte al que se está condenando a las nuevas generaciones del lugar? ¿es esta industria su destino fatal e irreversible?

    ¿No da la imaginación para encontrar nuevas formas de sobrevivencia fuera del manejo de materiales de alto riesgo?

    La pirotecnia es contaminante, altera los nervios de la gente y los animales, produce daños a las estructuras de los inmuebles y ocasiona con frecuencia mutilaciones, quemaduras y serios accidentes entre quienes la manejan.

    Llego el momento de exigir que se prohíba la pirotecnia en México, pero en todo México, no solo en Tultepec. Aunque tristemente eso no pasara y el próximo año ahí estarán esos 300 puestos, con otros encargados, con los nietos, los hijos huérfanos por una tragedia que pudieron evitar

    Guevara

    ¿Qué revela la agresión en contra de Ana Gabriela Guevara? ¿Qué vicios desnudan de autoridades y ciudadanos? Las reacciones a este lamentable suceso desvelan el rostro más crudo de nuestro país.

    Son 4 factores que destacan, el primero la forma en como tratamos de minimizar la violencia en contra de mujeres, la hemos normalizado de tal forma, que responsabilizamos a la víctima. ¨seguro algo hizo¨, ¨Es una prepotente¨,¨En el pedir está el dar¨. ¨seguro le pegaron por ser lesbiana¨ ¨quien le manda andar en moto¨.  Qué triste.

    A una mujer no se le pega, punto, nada justifica la agresión en contra de ella. Hay infinidad de formas de manejar un asunto como este.

    Dos de los canceres que nos carcomen son el machismo y la misoginia. En México las mujeres son tratadas desfavorablemente, nada más por ser mujeres, sin importar si es el hogar, el trabajo, ahora hasta en las redes sociales. Por si no fuera suficiente que a Guevara casi la matan por ser mujer, después de lo sucedido recibió, vía twitter y Facebook, toda clase de improperios y burlas.

    El segundo la violencia, que va de la mano de la impunidad y del “agandaye”. Abarca desde “apartar” un lugar de estacionamiento en la calle hasta agredir, al punto del asesinato en algunos casos, al conductor de un automóvil como consecuencia de un incidente de tránsito.

    Los mexicanos nos agredimos a la menor provocación porque, por un lado, no hay autoridad; la impunidad es la norma. Por otro lado, quienes son gandayas por naturaleza aprovechan la falta de legalidad para hacer y deshacer.

    Aunado a lo anterior, ahora sabemos que uno de los agresores de la senadora fue policía en el Estado de México. Da vergüenza reconocerlo, pero es muy común que los ex agentes del “orden”, y los policías en activo, suelen no titubear cuando se trata de romper las leyes. En particular, agredan a la ciudadanía ya sea por medio de insultos y hasta a balazos.

    Y, por último, que la impartición de la justicia tiene nombre y apellido. las autoridades responden bien y en forma, cuando se trata de una persona famosa ¿Cuántos mexicanos han sido asaltados, violados, extorsionados, golpeados, secuestrados, estafados, asesinados, sin que los gobiernos estatales y/o el federal investiguen adecuada y prontamente y, además, capturen a los perpetradores de estos crímenes?

    Dos casos que muestran al México de hoy.

    Crédito de imagen: Twitter @SSP_CDMX y AP



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: