COLUMNA: Radio Centro Futbol y más

    Edgar Valero
    Edgar Valero
    28 de años de experiencia lo respaldan
    noviembre 10, 2015

    EL AZTECA, FORTÍN INEXPUGNABLE PARA EL SALVADOR

    Leyendas de Pasión:

    La llamada Selecta pondrá a prueba a México en su debut en las eliminatorias de cara a Rusia 2018, pero la historia da cuenta, incluso, de la victoria nacional más holgada en su historia en una Copa del Mundo.

    El 7 de junio de 1970 ante los Centroamericanos, el Tri se impuso 4-0 para firmar su pase por vez primera a una segunda fase mundialista. 

    Sin duda eran otros tiempos. México era mundialmente reconocido como el “Gigante de la Concacaf”, región en la que había impuesto su ley de forma implacable para conseguir de manera consecutiva su calificación a los Mundiales de Brasil 1950, Suiza 54, Suecia 58, Chile 62 e Inglaterra 66, antes de que el beneficio de ser país anfitrión le otorgara un boleto “gratis” para México 70.

    México había hecho del Estadio Azteca, inaugurado apenas unos años antes, un fortín inexpugnable para muchas selecciones, aunque no se contaba entre ellas la Selección de El Salvador, que si bien ha sido rival del Tri en varias eliminatorias mundialistas, para la del 70 no hubo siquiera un amistoso entre ambos equipos, aunque paradójicamente, fue en el Coloso de Santa Úrsula donde la Selecta logró su boleto al derrotar a la selección de Honduras, pero esa es otra historia.

    Sin embargo, el sorteo de México 70 puso en el mismo grupo a mexicanos y salvadoreños que se midieron el 7 de junio de aquel año en la cancha del Azteca, partido que marcó dos hechos notables: La segunda victoria de México en un Mundial, que al mismo tiempo le dio su boleto a la segunda ronda, y la victoria más amplia hasta la fecha, que haya obtenido el cuadro mexicano en un Mundial, 4-0.

    Tras haber empatado 0-0 con la Unión Soviética, en el partido inaugural de aquella inolvidable justa mundialista, México enfrentaba el reto aparentemente más sencillo del Mundial, aunque a la vez el más riesgoso de todos, pues la entusiasta afición mexicana estaba confiada en la obtención del triunfo, el cual era toda una obligación para Raúl Cárdenas y sus pupilos, ya que cualquier otro resultado hubiera representado una auténtica catástrofe.

    El único antecedente de un triunfo mundialista fue el registrado en el Estadio El Sauzalito de Viña del Mar ante Checoslovaquia (3-1), por lo que ese domingo, nadie dudaba de obtener la segunda ante un adversario ante el cual México jamás había perdido en toda la historia.

    Por todo ello, y la aparente debilidad de los salvadoreños, que en su debut ya habían mostrado algunas de sus debilidades al caer 3-0 ante Bélgica, el Estadio Azteca lució como en sus mejores jornadas y se llenó de tanta ilusión como exigencia.

    La gente quería ver ganar a México y esperaba varios goles de diferencia, por eso, la tensión creció abrumadoramente en el primer tiempo, que se mantuvo empatado sin goles casi hasta la agonía.

    Incluso, en el arranque del partido, los salvadoreños exigieron un par de buenos lances de Ignacio “Cuate” Calderón y estrellaron una pelota en el poste. Los nervios estaban a flor de piel. Por eso el tanto que abrió la cuenta para México, anotado por  Javier “Cabo” Valdivia exactamente a los 45’, llegó más que oportunamente para evitar que una rechifla secundara el pitazo del árbitro egipcio Ali Hussein Kandil para mandar al descanso.

    Ese tanto estuvo plagado de polémica, ya que los salvadoreños exigían su anulación por un aparente fuera de lugar y se negaban a reanudar el encuentro por considerarse robados, generando una escena bochornosa, ya que no aceptaban volver a poner en circulación la pelota. El juez tuvo que entonces pitar el final del primer tiempo y dejar que la sangre de los salvadoreños se enfriara un poco.

    En la segunda parte, ya con mayor serenidad, México hizo crecer su cuenta con los tantos del mismo “Cabo” Valdivia a los 46’, de Javier Valdivia a los 57’ y de Juan Ignacio Basaguren a los 83’, lo que no sólo convirtió la jornada en toda una fiesta, sino que impuso una marca que se mantiene vigente. Y es que nunca antes y nunca después, México pudo ganar tan holgadamente un partido en un Mundial.

    El Salvador, en cambio, aunque sufrió ese día su más amplia caída en ese Mundial, en el que fue vencido 3-0 por Bélgica y 2-0 por la URSS, aunque sería maltratado con mayor brutalidad en su expedición en el Mundial de España de 1982 en el que recibió la peor derrota en la historia de este torneo: 10-1 ante Hungría.

    La victoria de aquel domingo suele ser ignorada en el recuento de las escasas satisfacciones mexicanas en Copas del Mundo, tal vez porque el rival y la localía minimicen su relevancia, pero estadísticamente sigue siendo el triunfo más amplio de México en el magno evento futbolístico y en su momento fue crucial para que México se clasificara por primera vez a una siguiente fase de un Mundial, lo cual ratificó ganando su siguiente partido ante Bélgica, por 1-0, con un gol de penal de Gustavo “Halcón” Peña.

    MUNDIAL 1970 /Primera fase

    Domingo 7 de junio de 1970 / 12:00

    Estadio Azteca, en México DF

    MÉXICO 4-0 EL SALVADOR

    (Javier Valdivia 45’ y 46’, Javier Fragoso 58’ y Juan Ignacio Basaguren 83’)

     

    Alineaciones:

    MÉXICO: Ignacio Calderón – José Vantolrá, Gustavo Peña, Javier Guzmán, Mario Pérez, José Luis González, Enrique Borja (Horacio López Salgado 46’) (Juan Ignacio Basaguren 76’), Antonio Munguía, Javier Valdivia, Javier Fragoso y Aarón Padilla.

    DT Raúl Cárdenas.

    EL SALVADOR: Magaña – Rivas, Mariona, Osorio, Cortés (Monge 68’) –

    Quintanilla, Vásquez, Cabezas, Rodríguez – Martínez, Aparicio (Méndez 79’).

    DT: Hernán Carrasco



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: