COLUMNA: Matatena

    Blanca Lolbee
    Blanca Lolbee
    Periodista y conductora.
    julio 1, 2016

    EL DERECHO DE POSEER ARMAS ¿DEBE INCLUIR FUSILES DE ASALTO?

    Más de 64 mil distribuidores de armas con licencia operan en los Estados Unidos, Allí se producen cada vez con más frecuencia y de manera más inexplicablemente ataques contra gente inocente en los más inesperados sitios y con los más inverosímiles criterios.

    El más reciente y cuantioso, el del Bar Pulse en Orlando, Florida, además de tener tintes homofóbicos, está aparentemente ligado a erróneos juicios de extrema religiosa y al desequilibrio psicológico de un individuo.

    En Estados Unidos, entre 1966 y 2012 hubo 90 tiroteos masivos, aquellos en los que un solo individuo la emprende contra el resto de personas concentradas en un lugar: oficinas, el cine, una escuela, un bar en fin, los escenarios pueden ser tan múltiples que de acuerdo con estudios, en la Unión Americana hay más posibilidades de morir en un tiroteo si están en el trabajo o en la escuela que en cualquier otro país.

    Los tiroteos, con características muy propias en Estados Unidos se han incrementado en los últimos años; estudios recientes    revelan que hasta hace 5 años,  en Estados Unidos ocurría un ataque cada 200 días, y entre 2011 y 2014    el promedio es de un ataque es de cada 64 días.

    Estados Unidos no puede cerrar los ojos frente a un problema creciente, el presidente lo sabe, pero algunos miembros del Congreso no lo quieren aceptar. Algo tendrán que hacer para regular la posesión de armas sin prohibirlas para no violentar ni la segunda ni la novena enmiendas. Ello es posible. Basta preguntarse: ¿para qué quiere una persona normal un arma semiautomática que emite 30 disparos por minuto como el tipo AR  que llevaba el joven asesino del bar de Orlando? No lo puede usar para defenderse a menos que haya guerra y tampoco para irse de cacería ¿no le parece?.

    Con rifles y pistolas tal vez quedaría suficientemente satisfecha la polémica sociedad del rifle y seguros los habitantes de la Unión Americana.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: