COLUMNA: Matatena

    Blanca Lolbee
    Blanca Lolbee
    Periodista y conductora.
    febrero 2, 2016

    EL NOMBRE DE DIOS ES MISERICORDIA

    Uno de los textos que se han publicado en México con motivo de la visita del Papa Francisco al país es “El nombre de Dios es misericordia. Una conversación con Andrea Tornielli”.

    En una de sus partes el periodista pregunta: “en su opinión ¿por qué este tiempo nuestro y esta humanidad tienen tanta necesidad de misericordia?

    Y el papa contesta: “porque es una humanidad herida, una humanidad que arrastra heridas profundas. No sabe cómo curarlas o cree que no es posible curarlas. Y no se trata tan sólo de las enfermedades sociales y de las personas heridas por la pobreza, por la exclusión social, por las muchas esclavitudes del tercer milenio. También el relativismo hiere mucho a las personas, todo parece lo mismo. Esta humanidad necesita misericordia.

    El libro ha sido editado alrededor del mundo con el objeto de abundar en las razones que movieron al Papa Francisco a emitir una bula para convocar a un año de jubileo extraordinario de la misericordia. El año de la misericordia comenzó el 8 de diciembre de 2015 y culminará en noviembre de 2016.

    Como se ha dicho, en este libro el papa habla sobre temas como los homosexuales y los divorciados que no pueden comulgar. Son temas, como la pederastia, que no fueron tocados por sus antecesores y que él en una postura más abierta y moderna sí ha abordado en distintos momentos. Pero en esta obra, además de esos temas y por medio de preguntas certeras y bien informadas, el Papa Francisco aborda fundamentalmente la misericordia que es en buena proporción, piedra angular de su pontificado hasta el momento.

    Anécdotas, ejemplos y sus propios conceptos, nos revelan a un hombre para el que la misericordia no es una cosa nueva, no es algo que haya decidido tras ser electo papa, se trata de una cualidad que le ha acompañado a lo largo de muchos años, desde su juventud, se comenzó a dar cuenta de la falta que le hacía a la humanidad misericordia.

    Cuenta muchas anécdotas que como él mismo admite, le marcaron desde que era párroco en Buenos Aires; recuerda, por ejemplo, una frase que le dijo un día una anciana: “Si el Señor no lo perdonase todo, el mundo no existiría”

    Uno de los objetivos de este libro, que ha sido publicado como lanzamiento mundial en 82 países, es lograr que la iglesia salga de sus muros y se mueva hacia donde es necesaria, en ello estriba el llamado de Francisco.

    Uno de los temas más ampliamente tratados en este libro es la confesión y es que es este sacramento lo que ejemplifica una gran acción de misericordia; el Papa dice “Dios no quiere que nadie se pierda. Su misericordia es infinitamente más grande que nuestro pecado, su medicina es infinitamente más poderosa que la enfermedad que debe curar en nosotros”.

    Por eso argumenta que la confesión es un regalo, también una oportunidad para practicar la misericordia dado que la confesión es un dialogo en el que se debe ser escuchado, no interrogado.

    Es interesante encontrar que, en este libro, muy fácil de leer, se vierten conceptos que avalan los actos del Papa Francisco en quien consecuentemente hallamos una cualidad difícil de encontrar tanto en la gente de a pie como en los actuales líderes del mundo: congruencia.

    Esa es la razón por la que le sugiero la lectura de esta obra, una de varias que se han publicado con motivo de la primera visita del Papa Francisco a nuestro país, leerla antes de que se dirija a los mexicanos, le permitirá comprender mejor el mensaje que vendrá a regalar. Una última cosa: es la primera vez en la historia del mundo que se vive un jubileo de la misericordia.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: