COLUMNA: En Resumidas Cuentas

    Arturo Corona
    Arturo Corona
    Curioso por naturaleza, incrédulo por experiencia
    Diciembre 1, 2016

    GOLPE BAJO A MÉXICO

    Escuché hace unos días una entrevista con Agustín Carstens, el gobernador del Banco de México en la que se le preguntó directo si se iría al Banco de Pagos Internacionales y lo negó. Pero algo se sabía que hoy el Doctor Carstens confirmó que se va no hoy, pero en julio del 2017.

    Su decisión muy personal, no podía llegar en un peor momento, ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Desde su triunfo el peso ha caído de 19 pesos a los 21 hoy cuando se conoció la renuncia del Doctor Carstens. Su trabajo es reconocido por haber logrado una inflación de tres por ciento, dado estabilidad a la moneda y haber defendido la independencia del Banco Central. Varias veces los puntos de vista y los pronósticos de crecimiento del Banco de México y la Secretaría de Hacienda chocaron. Apenas hace una semana Carstens redujo el crecimiento para este año en 2.3 por ciento contra el pronóstico de Hacienda que lo mantuvo entre 2 y 2.6 por ciento. Queda ahora ver quién sustituirá al Doctor Carstens a partir del 1 de julio del 2017.

    El momento no pudo ser peor para México. Donald Trump habló hoy en público por primera vez desde su triunfo en 8 de noviembre. Fue a Indiana, estado gobernado por su vicepresidente Mike Pence. Estuvo en la planta de Carrier, el fabricante de aires acondicionados que anunció en febrero pasado que trasladaba una de sus plantas a Monterrey, México con dos mil empleados. El tema fue bandera de campaña de Trump que prometió traer esos empleos de regreso hoy lo cumplió al menos en parte. De los dos mil empleos se quedan mil en Indiana y mil se van a Monterrey, pero fue el momento perfecto para que Trump volviera a salir como en campaña. La Casa Blanca dijo que la medida estaba bien pero que el Presidente Electo necesitaría 804 anuncios similares si quiere alcanzar al número de empleos que logró el Presidente Barack Obama. Lo que se cuestiona es porque siendo gobernador de Indiana Mike Pence no logró frenar la salida de Carrier a México. Se sabe que el gobierno de Indiana ofreció incentivos fiscales por siete millones de dólares para no irse o mejor dicho irse parcialmente, eso no lo dice Trump.

    Trump aprovechó la oportunidad y enfatizó algo que dejará callados a los funcionarios mexicanos que dicen que vienen oportunidades para México con la política de la nueva administración.

    Volvió a decir que el TLC es un completo desastre que beneficia a México y lo va a cambiar. Dijo “habrá  que habrá consecuencias, se les impondrán impuestos en la frontera, si quieren despedir gente,  irse fuera a distintos países  y creen que lo podrán vender en la frontera, que a propósito será una frontera fuerte, aquellos que dudan que lo haga lo voy a hacer, y los que crucen la frontera lo harán de manera legal, con permisos de trabajo, para los campos, muchos vendrán pero legalmente  pero algo que no entrará serán las drogas” son palabras de Donald Trump.

    El tema Carrier es un asunto manejado como propaganda, pero poco importa lo que yo diga, los estadounidenses trabajadores desempleados que votaron por Trump si le lo creyeron y ven en este primer acto a muchos más por venir.

    Donald Trump va en serio con sus promesas de campaña, quien no lo vea así no sólo se engaña sino trata de hacerlo con todos nosotros.

    Crédito de imagen: Juan Carlos Luna 



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: