COLUMNA: México Lindo

    Carlos Castellanos
    Carlos Castellanos
    Periodista, reportero y conductor de noticias
    Febrero 11, 2016

    LA VISITA DEL PAPA FRANCISCO DESDE DIFERENTES PERSPECTIVAS

    Desde el punto de vista de los medios de comunicación:

    Trabajo, mucho trabajo. Jornadas enteras de preparación, acreditaciones, relaciones públicas, recopilación de material alusivo, entrevistas, cápsulas, comerciales, desplegados y labores de autopromoción.

    Todo puede cambiar, sin embargo, en cualquier momento y en función de las ideas de quienes llevan la batuta. ¡Tienen que hacer todo de nuevo! Es el Papa Francisco.

    No hay horarios, hay que darle la cobertura más completa a la audiencia; aunque al final lo que se logre sea cansar, no tanto a los trabajadores, como al público.

     

    Desde el punto de vista de los católicos devotos en Ecatepec:

    Fue el domingo 31 de enero cuando nos avisaron en la iglesia que habría boletos para ir a la misa multitudinaria que dará el Papa en el predio Caracol el domingo 14 de febrero. ¡Gracias Dios, por permitirnos la dicha de estar entre los afortunados que podremos, aunque sea a lo lejos, ver al hombre que está más cerca de ti y de tu corazón!

    El domingo 7 cuando terminó la misa de nueve el padre pidió que se formaran todos aquellos que quisieran boletos; todavía no acababa de orar y dar gracias por la comunión recibida, pero me tuve que parar corriendo (todos hicieron lo mismo) y me acerque a la bola.

    “Calma, por favor; si no se forman no damos boletos”. “Yo llegué primero… a la cola señora… ni ‘maíz’, yo ya estaba aquí…” Sí, acabábamos de oír la palabra del Señor y de recibirlo simbólicamente, pero el Papa es el Papa.

    “Señores, señoras, acaban de comulgar… orden por favor”.

    Uno de los ayudantes del sacerdote por el sonido local dijo: “Hermanos, hermanas… deben saber que quienes tomen boleto deberán estar en el lugar desde un día antes. El acceso será desde las doce de la noche del día 13 y a las dos de la mañana ya no dejarán pasar a nadie”. “Vamos a hacer una velada de oración”.

    No nos va a ir tan mal, dijo detrás de mí una señora de unos 70 años, a mis nietos que van a formar parte de las vallas humanas los citaron desde las 6 de la tarde del día 13… hasta sesiones de “aerobis” les van a dar a cada rato para que no se entuman y se mantengan activos hasta el otro día cuando pase el Papa por ahí.

    Apunte: La misa del Papa en Ecatepec será a las 11:30 de la mañana el domingo 14 de febrero.

     

    Desde el punto de vista de los políticos, invitados especiales y la alta burocracia asistente:

    Pragmatismo político que pretende envolverse en la legitimidad que implica estar en un evento con el Papa Francisco, darle la bienvenida, tocarlo, hacerse el compungido cuando el jerarca de la iglesia católica pronuncie alguno de sus discursos (que a nadie dejan indiferente), gozar de los reflectores a su lado, tomarse la foto y, por supuesto, hacer eco en la siguiente oportunidad de este gran privilegio para todos los mexicanos.

    Las mejores galas. Fotos en redes sociales, “selfies”, mini crónicas y frases inspiradoras serán obligadas para dejar testimonio y, sobre todo, para la jactancia y la presunción con el respetable. Perorata demagógica. Fin de la actuación oficial.

    @Carstellanos



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: