COLUMNA: Sobremesa

    Red FM 92.1
    Red FM 92.1
    Redacción
    Marzo 28, 2017

    MARIO VARGAS LLOSA

    Marzo es el mes del año que indica la llegada de la primavera, y su día 28 marca un año más de vida de uno de los grandes representantes de la literatura latinoamericana. Hablamos de Mario Vargas Llosa, periodista, escritor, político y genio.

    Dentro de sus obras podemos encontrar grandes títulos  como “La ciudad y los perros” (1962), “La tía Julia y el escribidor” (1977), “La guerra del fin del mundo” (1981), “La fiesta del Chivo” (2000), “Travesuras de la niña mala” (2006), o su más reciente novela, “Cinco esquinas”. Sus libros se han traducido a más de 40 idiomas

    Su gran trayectoria y su refinada pluma lo hicieron merecedor de reconocimientos como el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1986, el Premio Cervantes en 1994 y el Premio Nobel de Literatura en 2010. En 2011 recibió por parte del rey Juan Carlos I de España, el título nobiliario de Marqués de Vargas Llosa.

    Te presentamos 10 frases de este emblemático escritor:

    – Un escritor no escoge sus temas, son los temas quienes le escogen.

    – La pasión por la literatura, como todos los buenos vicios, se acrecienta con el paso de los años.

    – Sólo un idiota puede ser totalmente feliz.

    – Se escribe para llenar vacíos, para tomarse desquites contra la realidad, contra las circunstancias.

    – El amor al país en que uno nació no puede ser obligatorio, sino, al igual que cualquier otro amor, un movimiento espontáneo del corazón.

    – Lo terrible de ser divorciada no es que todos los hombres se crean en la obligación de proponerte cosas, sino que piensan que ya no hay necesidad del romanticismo.

    – Como todas las épocas han tenido sus espantos, la nuestra es la de los fanáticos, la de los terroristas suicidas, antigüa especie convencida de que matando se gana el paraíso.

    – Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida

    – Querría hacer el amor como los hipopótamos. Parece brutal, pero no lo es. Me emociona esa contradicción.

    – Cuando la realidad se vuelve irresistible, la ficción es un refugio. Refugio de tristes, nostálgicos y soñadores.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: