COLUMNA: México Lindo

    Carlos Castellanos
    Carlos Castellanos
    Periodista, reportero y conductor de noticias
    Marzo 31, 2016

    METRO PARA PRIMERIZOS

    Con las nuevas medidas gubernamentales que endurecen el hoy no circula muchos se han quejado porque deberán dejar su auto en casa por lo menos una vez a la semana y en ocasiones también los sábados.

    Es por eso que en esta entrega les daremos algunos consejos para que su día sin auto o día en transporte público sea lo menos traumático posible.

    Si usted va a utilizar el metro en hora pico; es decir, entre las siete y media y las diez de la mañana, o entre las 6 de la tarde y por lo menos hasta las nueve de la noche, la sugerencia es que si no va a adquirir un equipo completo de jugador de futbol americano o por lo menos de motociclista todo terreno, entonces deberá estar prevenido para entrar al vagón y corroborar que la física palidece y la famosa Ley de Impenetrabilidad se sonroja avergonzada (es la ley que dice que dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio).

    Recuerde, habrá ocasiones en las que no podrá subir al vagón en su primer intento, tal vez deberán pasar dos o tres trenes antes de que, ahora aunque usted no quiera, será ingresado por la fuerza al vagón.

    Consideración: No tome lo anterior como una agresión u ofensa, la estampida humana que se encargó de meterlo como a una lata de sardina es la misma que le impedirá o ayudará a bajar en su estación de destino; esto ya no dependerá de usted al cien por ciento.

    Si usted se pregunta por qué el vagón se observa vacío en algunas partes (en el pasillo donde están los asientos por ejemplo) pero no es posible entrar porque está lleno en las puertas, debe comprender que es una medida de supervivencia (o gandallez) de algunos usuarios para ir más cómodos o para bajar más aprisa o para molestar porque sí. Consideración: No se preocupe, muy pronto usted hará lo mismo pues si se va al lado vacío después no podrá descender.

    Vaya preparado para todos los climas; en el metro funciona una máxima que le obliga a preguntarse si los mismos que operan los ventiladores en el metro son los mismos que se encargan de gobernar este país o de implementar medidas como el nuevo y “temporal” hoy no circula (corregido y aumentado); y es que si hace mucho calor, los ventiladores del metro, ya sea dentro de los vagones o en las andenes, permanecerán apagados; y sí hace frío, estarán encendidos y hasta agua arrojarán.

    Si usted es de los afortunados que ingresará al metro en la estación terminal observará que en cuanto llega el tren y abre sus puertas la gente se comporta de manera errática, agresiva y grosera; algo así como un juego de las sillas violento y feroz; si es de sus primeras veces la recomendación es que se mantenga expectante, con el tiempo dominará la técnica y podrá hacer lo mismo en aras de ganar un asiento que jamás deberá ceder, para ello solo hay que hacerse el dormido o ponerse sus audífonos y mirar al vacío.

    La cara de pocos amigos, subir los pies en los asientos, escupir alrededor suyo, toser, estornudar, quitarse los zapatos y acomodarse la media, los calcetines, la calceta o irse comiendo una torta de tamal con su atole hirviendo también le será de gran utilidad para que los demás se alejen de usted, en la medida de lo posible.

    Consuélese pensando que este tipo de escenas, para usted que tiene auto, son temporales como la tenencia vehicular que impusieron antes de 1968 solo para financiar las olimpiadas nacionales de aquellos tiempos.

    Carlos Castellanos

    @Carstellanos



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: