COLUMNA: Radio Centro Futbol y más

    Edgar Valero
    Edgar Valero
    28 de años de experiencia lo respaldan
    Junio 3, 2015

    SÍ, EL FBI TUMBÓ A BLATTER

    Poco antes de las 12 del día ya mi amigo Joaquín Maroto, del Diario As de España estaba en contacto, estaba en la sede la FIFA y sólo había unos cuantos periodistas que serían testigos de la conferencia, que en calidad de urgente, había convocado el Director de Comunicación del organismo, Walter Gregorio; Maroto, uno de los más agudos periodistas deportivos de España se anticipó: “Blatter va a renunciar…” Y Blatter renunció… Esa es la versión oficial, la verdad es que el FBI le mandó un segundo mensaje que le explotó tan cerca, en su secretario general, Jerome Vlacke, que el suizo sabía lo que vendría a continuación.

    Los 14 detenidos no fueron sólo un aviso para Blatter, fueron una advertencia que se dio el lujo de ignorar, pero cuando se dio cuenta que el escándalo de Sudáfrica, aparentemente sepultado en el pasado estaba a la vista del planeta vía CNN, que le dedicó largos minutos a explicar la red delictiva mediante la cual se entregaron sobornos a diferentes directivos de Concacaf vía el mismísimo Secretario General de la FIFA, ya no pudo ignorarlo y seguro antes de anunciar su renuncia, llegó a un acuerdo con quien lo iba a hacer trizas en el siguiente cañonazo.

    Esto no es un juego, y así como el ex vicepresidente de la Concacaf, Chuck Blazer, inmensamente rico, pero inmensamente corrupto se convirtió en la rata que a través de 800 horas de conversaciones grabadas con muchos de los involucrados abrió la Caja de Pandora; Blatter, más corrupto aún que Blazer, y más rico, pero al mismo tiempo inteligente y estúpido, conoce al detalle las últimas y más profundas ramificaciones del cáncer que carcomió la dignidad, el respeto y la limpieza del fútbol, para convertirlo, en su voracidad, en uno de los escándalos más grandes, ya no deportivos, sino políticos, de toda la historia.

    Y no es lo que sabemos lo que hoy puede asombrarnos, sino lo que nos vamos a enterar en los próximos meses; aunque claro, ya con el cobijo y la complicidad de sus acusadores, Blatter tal vez no acabe en la cárcel en el intercambio de información privilegiada, pero traicionará a tantos, que será incontable la cantidad de involucrados de cuello blanco, y que alguna vez dieron vida a la hoy tristemente célebre “FIFA Family”.

    ¿Y México?… ¿Cuándo le toca a México?… Casi le puedo asegurar que el control todopoderoso de Emilio Azcárraga y Bernardo Gómez, socios, amigos y casi dueños del fútbol mexicano, no permitirá que la porquería se derrame sobre su gente. Casi le puedo asegurar que en esta relación, Televisa no le debe dinero a Blatter, le debe otro tipo de favores que tienen que ver con el fútbol, y por eso la lealtad casi jurada al hoy caído dirigente deportivo, quien evitó una crisis de escandalosas dimensiones hace exactamente diez años, no por amor a Azcárraga y socios, sino en memoria de su amigo Guillermo Cañedo de la Bárcena, vicepresidente de la FIFA y gran amigo de Blatter en los tiempos de la dictadura previa, la de Joao Havelange.

    Esa relación, permitió que un viaje especial de Guillermo Cañedo White, alguna vez leal a la causa de Televisa, y hasta presidente de su Consejo de Administración y del América, a Europa, para entrevistarse con Blatter, impidiera la expulsión de México de la Copa Confederaciones, donde el inútil de Alberto de la Torre, entonces presidente de la Federación Mexicana, había hecho quedar como estúpido ante el planeta entero a Blatter, al informarle que el caso, cuya versión oficial fue doping de Carmona y Galindo, se trataba en realidad de un problema de disciplina interno.

    ¿Y eso qué demonios le importaba a Azcárraga? Fácil, acaba de inaugurar su cadena de casas de apuestas, mejor conocidos como sports-books, donde el negocio más importante tendría que ser el fútbol, cosa que no pasó, pues la cadena “Caliente” de Jorge Hank Rhon, sobrevivió a la feroz competencia que se le presentó. Pero lo que menos necesitaba Televisa, es que se supiera, que, en el fondo, se hablaba de un lío de apuestas ¡DE FÚTBOL!, como la razón principal del escándalo en Alemania. ¿Para qué moverle?

    Justino Compeán es bueno para hacer negocios, pero en otro orden, no es su especialidad este tipo de operaciones. Si en cambio, durante la Copa Mundial de Francia 98, y ya con Blatter en el poder, otro personaje de gran influencia en el deporte mexicano, Alejandro Burillo Azcárraga, se las ingenió para  “atorarse” a Televisión Azteca, al garantizar para Televisa, vía la OTI (Organización de Televisión Iberoamericana), los derechos de las siguientes  Copas del Mundo, hasta Alemania 2006, y los de la Selección Mexicana hasta ese mismo mundial, consiguiendo que si los “aztecos” querían compartir los derechos, debían pagar el 60% del total del costo de la operación, y Televisa, como legítimo y primario tenedor de los derechos, sólo el 40% del costo de las operaciones.

    Sí, la FMF ha sabido hacer negocios, pero lo más “corrupto” a lo que se llegó, fue cuando Emilio Maurer y Francisco Ibarra le regalaron a los directivos de la Conmebol, como Nicolás Leoz, Eugenio Figueredo y Julio Grondona unos “Rolex” para que admitieran a México en la Copa América. Creo que la FMF sobrevivirá a la quemazón y hasta creo que Compeán será, en una jugada maestra, el nuevo presidente de la Concacaf.

    No es lo que ya sabemos, es lo que vamos a saber…



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: