COLUMNA: México Lindo

    Carlos Castellanos
    Carlos Castellanos
    Periodista, reportero y conductor de noticias
    Octubre 7, 2015

    ¡SUELTE EL TELÉFONO CELULAR!

    No sé cuántas avenidas de dos carriles y doble sentido de circulación existen en la Ciudad de México. No me refiero a calles dentro de las colonias donde el “tránsito local” sigue sus propias reglas… sino de calles que se convierten en avenidas de uso común, que son entrada y salida de colonias enteras o zonas comerciales y habitacionales, que se convierten en atajos para evitar las grandes avenidas que a todas horas están abarrotadas, etcétera.

    Esas avenidas son muy útiles y hasta que te pasa algo como lo que narraré a continuación, dejas de pensar en ellas como alternativa.

    Yo suelo utilizar una de esas avenidas para llegar al trabajo cuando voy en auto; cuando manejo por ahí voy observando el camino y ahora también procuro observar no solo los autos que vienen en sentido contrario, muy cerca de mí, sino que intento ver incluso a sus conductores.

    Es la costumbre que adquirí a raíz de un hecho que pudo ser una verdadera catástrofe: Imagine usted que circula sin prisa, con una velocidad moderada por una de estas calles de doble sentido; los autos que vienen en sentido contrario pasan junto a usted sin mayor problema, todo se desarrolla en un ir y venir frecuente, monótono, cotidiano…

    Hasta que a lo lejos observa que un auto viene más rápido de lo habitual para la zona, y lo peor es que observa que no está usando su carril nada más sino que poco a poco va invadiendo el sentido contrario, es decir, donde circula usted.

    Lo que le platico me toma tiempo explicarlo, describirlo y detallarlo… tiempo que no existe cuando estás frente al volante y miras cómo un auto se aproxima, cada vez más, hacia ti.

    La boca se te seca, la cabeza te punza, algo te lastima en los dedos de las manos por apretar tan fuerte el volante esperando lo que parece inevitable…

    Toqué el claxon del auto al tiempo que imprimía los frenos al auto… y a milímetros de que ocurriera el choque frontal (así lo vi yo… milímetros) el conductor del otro coche dio el volantazo, recuperó su carril y siguió su camino como si nada.

    Cada vez está más cerca la implementación del nuevo Reglamento de Tránsito en el Distrito Federal; según las autoridades será en la primera quincena de diciembre cuando comiencen las nuevas infracciones que entre otras cosas sancionará a quienes utilicen el teléfono mientras conducen.

    Nadie escarmienta en cabeza ajena, reza el dicho; supongo que el automovilista que venía usando su teléfono celular y que casi se estrella contra mí dejara de hacerlo, tal vez no. La realidad me ha enseñado que los seres humanos somos todo un caso, tan irresponsables que solo con multas entendemos (y muchas veces ni así).

    Si usted es de los que suele distraerse con su teléfono celular cuando maneja simplemente recuerde que de acuerdo con la Cruz Roja Mexicana el uso de estos dispositivos mientras se conduce un vehículo automotor ya es la primera causa de accidentes viales en nuestro país, por encima incluso de los percances que causa el consumo de alcohol.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: