COLUMNA: Al pan pan y al vino vino

    Deby Béard
    Deby Béard
    Especialista internacional en vinos
    Abril 11, 2016

    SUJÁN RAJMAHAL PALACE

    Con una  historia que se remonta 250 años atrás, el SUJÁN Rajmahal Palace en la ciudad de Jaipur, la capital de Rajasthan, es una joya de la arquitectura de la India. El palacio fue construido para ser la residencia del Maharajá, función que cumple en aún en la actual, aunque ahora también es un bello hotel de ultra lujo perteneciente a la cadena hotelera Relais & Chateaux.

    El palacio reposa detrás de una muralla rosada, pero una vez que el enorme portón abre sus puertas, se entra a un mundo de lujo y detalles exquisitos. Desciendo la amplia escalinata rodeada de columnas, los viajeros son recibidos por un empleado con una vestimenta tan blanca como su sonrisa, portando erguido su ancho turbante. El interior del palacio está bañado de la luz del sol, que se refleja en la escalera de mármol y en el intrincado corte de los candelabros. Es en cada uno de los detalles del palacio, como en los tapices y alfombrados diseñados especialmente con temas que se conectan con su historia, que se admira la majestuosa herencia que le dio vida.

    Como herencia de los tiempos en los que el palacio fuera la residencia de los altos oficiales ingleses, es famoso por sus partidos de polo. En su Polo Bar, además de disfrutar de los tés o bocadillos preparados en el momento, se pueden admirar la tradición y afición hacia este deporte, así como los muchos trofeos que la familia real continua ganando en torneos internacionales. El salón 51 Shades of Pink es un colorido y acogedor espacio que al igual que la ciudad, ostenta hermosos tonos en rosa como un  homenaje a la historia de Jaipur, pues es el color simbólico de la hospitalidad que los distingue.

    Más que habitaciones, se trata de verdaderos apartamentos de lujo decorados al estilo clásico de la familia real, donde la tradición de su cultura arropa los sueños. Cada uno de sus salones se viven como una delicia sensorial, donde el mobiliario y la delicada decoración se alían para transportar a los huéspedes a un tiempo de reyes. La oferta gastronómica ofrece comida internacional, así como especialidades de la cocina local, que pueden ser degustadas en el interior de los restaurantes, en la terraza o en el jardín. Las flores naturales en cada espacio y la agradable música ambiental, se integran a la atención del personal y el refinado gusto que impera, convirtiendo la experiencia en un momento que perdura en la memoria.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: