COLUMNA: Radio Centro Futbol y más

    Edgar Valero
    Edgar Valero
    28 de años de experiencia lo respaldan
    noviembre 16, 2015

    TAN CHIQUITOS COMO NUESTRAS ASPIRACIONES

    México visita hoy la que durante mucho tiempo ha sido, más que una aduana psicológica, un lugar de pesadilla, de terroríficos recuerdos, de resultados adversos adentro y afuera de la cancha, pero, para el técnico nacional, que cayó de pie, para su suerte, las cosas hoy no son, ni tan psicológicamente aduanales, ni tan “pesadillientos”, ni tan terroríficos.

    Ya no está esa generación que le hizo la vida imposible a los mexicanos en sus visitas, y los momentos que viven la selección de Honduras y la de México son diametralmente opuestos.

    Es más, que Jorge Luis Pinto haya sido una de las figuras más prominentes del pasado Mundial en Brasil, no significa que lo siga siendo, y tampoco dirige a la misma selección de Costa Rica, sublimada históricamente, al grado de poner contra la pared a esa misma Holanda que nos sacó la risa en el último instante de aquel partido en Fortaleza. No, definitivamente no son las mismas circunstancias, ni los mismos protagonistas. Ni los tiempos, es más, solo van a regresar algunos jugadores de los que vivieron el aberrante capítulo del 2013 cuando “San Chicharo” nos estaba haciendo el milagrito de ganar en San Pedro Sula.

    Y digo, para los que son de memoria flaca, ya se les habrá olvidado que Pinto tuvo sus propias pesadillas ante el Tri, como reemplazo de Rodrigo Kenton en la eliminatoria rumbo a Sudáfrica, cuando no le pudo arrancar ni la risa a la Selección Mexicana, aunque su 2-1 en el Nacional de San José nos haya mandado a Nueva Zelanda a buscar el boleto para Brasil 2014. Pero insisto, no somos los mismos, ni ellos tampoco.

    Y esta Selección Mexicana, embalada por el trabajo de Miguel Herrera, por el boleto logrado por el Tuca, y sin ninguna presión de ningún tipo, porque ya empezó ganando ante el alicaído El Salvador, llega con tantas variantes para hacer una alineación, que yo creo que el propio Osorio se está volviendo loco. Tiene a todos los delanteros que quiera, del tamaño que quiera y con el corte de pelo que quiera: Chicharo, Vela, Oribe, Corona, bueno al extremo de que no necesitó a Gio.

    En media cancha tiene a los revividos Luis Montes, Carlos Peña y Juan José Vázquez, pero además está Guardado en su mejor versión y Herrera en proceso de resucitación. Y en la defensa, si no fuera por las jaladas de pelos que se da con eso de los perfiles, podría tener a Layún en plenitud, a Diego, a Moreno, y lástima por Paul Aguilar. Pero de que hay equipo, hay equipo, y agréguele a los que no mencioné.

    Cierto, en San Pedro nos pusieron de rodillas aquella noche del 3-0 parcial que terminó siendo 3-1 y que le costó la chamba y dejar de estar “a toda madre” a Mr. Eriksson; pero Carlito Costly ya en la línea de salida de su carrera, ya no estará para incrementar sus seis goles al Tri, ni Pavón, ni Palacios, ni todos esos que si eran unos guerreros. Honduras vive un importante cambio generacional que debería de darle, al menos por ahora, la posibilidad a México de llegar al hexagonal final de la Concacaf, al estilo “lavolpiano” es decir, caminando.

    Y que me perdone Benito Floro, con todo y su glorioso paso como campeón de Copa y de la Supercopa española con el Real Madrid o su superliderato con Rayados, pero Canadá sigue sin ser un equipo del cual debamos estar preocupados.

    Según yo, hoy, México está más preocupado de sí mismo, que de sus rivales, con quienes en otro tiempo, hubiéramos considerado que se competía en el Grupo de la Muerte. Pero hoy, en este momento, si el Mr. Osorio no regresa de Honduras con una victoria, será por sus aspiraciones medianas, que podrían ser quedaran cortas ante el potencial y talento de los jugadores que tiene a su disposición. Hoy se acaba la maldición…



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: