COLUMNA: La Última...

    Jesús Escobar
    Jesús Escobar
    Conductor de espacios informativos
    Febrero 8, 2017

    TAN LEJOS DE DIOS Y TAN CERCA DE EUA.

    Existe una frase muy vieja que se utiliza para ejemplificar nuestra relación con EUA, se le atribuye al General Porfirio Diaz y digo se le atribuye porque no hay nadie que pueda asegurar que el la dijo, no sería la primera vez que se manipula la historia y menos en México.

    ¨Pobre México tan lejos de dios y tan cerca de EUA¨, una expresión que nos pone como víctimas del coco, como los pobrecitos inditos que ven como los güeros se llevan sus pertenencias, clásica postura del conquistado, perdón, pero estas palabras lejos de ayudar solo justifican las tropelías que hacemos hacia adentro.

    Hoy temblamos con cada tweet del loco Trump, pero temblamos porque no hemos hecho la tarea en muchos años, nos ensartamos en el andamiaje productivo de EUA, y vimos pasar la vida.

    México es más vulnerable frente a las amenazas por motivos que van más allá de la geopolítica, que no pueden ser soslayados y que no se resumen en una sola frase.

    Seguimos siendo un país con un Estado de derecho más que frágil, una hacienda pública precaria y un gasto muy improductivo. Estamos catalogados como un país con altas tasas de violencia, corrupción e impunidad y baja calidad de los servicios públicos. No logramos mejorar la productividad ni producir empleos bien pagados ni abatir la pobreza y desigualdad.

    En cualquier país se deben resolver primero los problemas internos para tener una política exterior efectiva y enfrentar así las amenazas que vienen de fuera, como ahora ocurre en México.

    Nuestros gobiernos no han hecho nada por reducir la dependencia de Estados Unidos, los gobernadores preocupados por la deportación de migrantes, son unos cínicos están preocupados porque sus estados están quebrados y están quebrados porque ellos o sus antecesores se robaron el dinero. Los partidos no representan a nadie, no apoyan a sus electores, solo se tapan los unos a los otros, de los legisladores ni hablar, solo saben poner por encima sus intereses.

    México no ha aprendido de la vecindad con Estados Unidos y repetimos una serie de torpezas: la idea de ser buenos, portarnos bien, atender recomendaciones, y no pensar en lo que somos y deberíamos hacer frente a la mayor potencia del mundo.

    La guerra con Estados Unidos de 1846-1848 estaba anunciada mucho tiempo antes de suceder, y la política mexicana se mostró incapaz de hacer frente al problema; la inestabilidad política y los cambios de gobierno provocaron que México no se ocupara de los territorios que finalmente se perdieron

    Tenemos tres rubros cuya dependencia provoca una debilidad barbara, el alimentario, el energético y el exportador, no es posible que hayamos dejado morir el campo, que con el más puro cinismo entregáramos nuestra soberanía alimentaria a las empresas norteamericanas.

    Hoy el campo mexicano, sirve en gran medida para sembrar droga, nada más, los pobres campesinos son los más pobres de los pobres. Expuestos a una vida de esclavitud moderna y muriéndose de hambre.

    Antes de la implementación del TLCAN, el país tenía autosuficiencia alimentaria en la producción de Maíz y Frijol, en la actualidad se importa el 33 por ciento de las necesidades internas de maíz y aproximadamente el 15 por ciento de frijol.

    Al paso que vamos estaremos importando el 50 por ciento del maíz y con el intento de siembra del maíz transgénico se contaminan los maíces nativos y se acabará –si lo permitimos– esa diversidad genética.

    En materia energética se imagina que haríamos si Trump aplica la misma que Putin e impide la venta de gasolina a nuestro país, no tenemos refinerías modernas, ni infraestructura.

    Y nuestras exportaciones, 80 por ciento van a EUA, ¿alguien alguna vez se preocupo por mirar hacia otro lado? Nadie. Hoy pagamos las consecuencias de nuestros propios errores, vicios, indiferencia. Con Trump sin Trump, México es su propio verdugo, ¿será su propio héroe?



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: