COLUMNA: Al pan pan y al vino vino

    Deby Béard
    Deby Béard
    Especialista internacional en vinos
    Abril 21, 2015

    TESORO ESCONDIDO

    Una de mis escapadas favoritas en nuestro país es a Puerto Escondido y específicamente al hotel Escondido de grupo habita.

    Screen Shot 2015-04-14 at 14.33.46

    Lo que a principios del siglo XX fuese un pequeño pueblo de pescadores con carestía de agua potable y suministro de alimentos, a partir de su apertura con la civilización mediante la construcción de carreteras y un pequeño aeropuerto, ahora se ha convertido en un centro turístico con reconocimiento internacional.

    Las rústicas palapas en las que se alimentaban los visitantes, han sido sustituidas por modernas instalaciones turísticas, y los habitantes de la zona han integrado el idioma inglés a sus lenguas nativas, el zapoteco y el mixteco, resultando en una amplio abanico cultural.

    Puerto Escondido, este rincón de Oaxaca que se ubica entre Acapulco y Huatulco, ha conquistado a los turistas que lo visitan, convertido por algunos en su hogar. Por las características de su clima cálido, su densa vegetación, los colores de turquesa y zafiro del mar, y por sus olas perfectas que le han valido recibir el título de la meca mexicana del surf, Grupo Habita decidió asentar en él su Hotel Escondido.

    El hotel se integra en uno solo con la naturaleza. Situado a unos pasos del mar, cuenta con 16 cabañas cuyos altos techos de vigas de madera recubiertos de palma, nos recuerdan el ingenio de los indígenas de la zona para enfrentar al clima costero. Uniendo este conocimiento ancestral con las amenidades de la vida moderna, estos bungalows cuentan con todas las amenidades para hacer de las estancias una experiencia exquisita.

    La brisa del mar entra para juguetear libremente en los interiores, en los que destacan las camas blancas rodeadas de una decoración de materiales naturales en colores tierra. La elegante sobriedad se complementa con tecnología en forma de Wi-Fi, televisión por cable, reproductor de DVD, secadora de cabello y minibar, además de amenities de la prestigiosa marca neoyorquina Malin & Goetz, distinguida por su fabricación con ingredientes naturales.

    Honrando la experiencia de estar en un lugar hasta hace poco, escondido, cada bungalow cuenta con una alberca privada, terraza y hamaca. Al estar enclavada justo en la playa, la piscina principal tiene el efecto de levitar sobre la arena, cual si fuese un enorme espejo que separa con sus destellos a los bungalows del mar.

    En el restaurante del Hotel Escondido es un amplio espacio en el que se sirve cocina internacional, cuyos servicios pueden complementarse con una copa en el club nocturno. Aunque si se desea salir para conocer los alrededores, en el municipio cercano de Llano Grande hay bares, restaurantes y tiendas.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: