COLUMNA: Radio Centro Futbol y más

    Edgar Valero
    Edgar Valero
    28 de años de experiencia lo respaldan
    Noviembre 17, 2015

    TRI RATONERO

    Desde que era niño no había visto jugar a un Tri tan mediocre. Tan poca cosa, tan falto de ambición. Una Selección Nacional miedosa, medrosa (tal vez sea redundante), hasta cobarde, ante un gato sin uñas, un perro sin colmillos, una Honduras que desde antes del encuentro, y aquí lo dijimos, no traía nada que pudiera equipararse al equipo mexicano. Pero Juan Carlos Osorio, nuestro pomposo nuevo técnico nacional, se traicionó así mismo, jugándole al miedo, a no perder, más que a ganar.

    ¿Y para eso trajeron a Osorio? Me pregunto yo. ¿Este es el moderno y revolucionario sistema de juego del Tri? ¿Para eso se estudia toda una vida? ¿Para jugarle a la opción múltiple y a ver si te sale? Con 4 defensas centrales porque su “chalán” de lujo, Santiago Baños no le sopló lo suficientemente bien como para llevar más gente que jugara por las bandas. No, no se vale, no es justo para nadie, ni para los jugadores que se enteraron apenas unos minutos antes del partido cual era el caprichito del técnico para la jornada de ayer.

    Si íbamos a hacer el ridículo, pues mejor con uno de casa, ¿no?… ¿Que ganamos? Sí, es cierto, ganamos más por las bondades y cualidades de los jugadores que por que Osorio hubiera propuesto algo nunca antes visto en el futbol mexicano.

    El resultado del partido pasará a la historia como que fue con el colombiano que México terminó con su mala racha en territorio hondureño, pero ojalá que cuando se diga esto, también se mencione que esta vez la suerte si jugó, si es que existe la suerte, y que ingresar a un jugador como Corona, quien había sido el mejor unos días antes, vino a cambiar el mediocre panorama, producto de un mediocre planteamiento, de una mediocre apuesta a la que hace muchos, muchos años, dejamos de jugarle en México.

    Porque el Tri del Chepo, de Herrera, de Aguirre, de La Volpe, no jugaba a sacar el empatito, creo que eso no pasaba desde que Bora Milutinovic calificó a México para Francia 98, y eso sí, fue la última vez que calificamos en primer lugar en un Hexagonal Final de la Concacaf.

    Pero el engaño entre el discurso y los hechos, no puede cambiarnos la óptica de lo acontecido. Se ganó un partido que, creo yo, nunca estuvo en riesgo, ante una selección joven, con talento pero caprichosa y con poco sacrificio al mismo tiempo. Juan Carlos Osorio vino y prometió un cambio en el futbol mexicano, y poco hay que agregarle a un futbol ya evolucionado y ganador en las últimas dos décadas y media. Yo espero que no sea eso lo mejor que tiene el colombiano para aportar, pero para jugar a “atínale al equipo”, prefiero un técnico como Herrera que ande sonando a quien sea, pero que tenga una cara que es acorde a su discurso y a sus hechos.

    No me gustó lo que vi. Me deja contento la victoria, pero era una obligación ganar, ayer se lo puse en estas mismas páginas. El único riesgo que corrió el Tri, fue que le aventaran unos “naranjazos” al camión, porque hasta eso, los hondureños se vieron mucho menos apasionados, porque sabían de antemano que su equipo no está, hoy por hoy, en condiciones de competir, al menos no con los jugadores que están a la “triste” disposición de Juan Carlos Osorio.

    Vimos un Tri muy pobrecito… Las circunstancias no eran para eso…



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: