COLUMNA: La Última...

    Jesús Escobar
    Jesús Escobar
    Conductor de espacios informativos
    diciembre 14, 2016

    UN INFIERNO LLAMADO GUERRERO

    Para nadie es un secreto que Guerrero es un estado colapsado, donde varias regiones están a merced del crimen organizado, donde la pobreza se agudiza, donde millones de personas no saben lo que es comer ya no digamos 3 veces al día, sino 3 veces a la semana.

    Sin embargo, para las autoridades es fácil hacerse de la vista gorda, seguir cobrando, y dejar que el Gobierno Federal intente arreglar el caos que sus caciques han provocado.

    Esta semana se registró uno de los capítulos más extraños, indignantes y podridos de la guerra contra el narcotráfico.

    Un grupo de pobladores de San Miguel Totolapan se levantaron en armas ante la inseguridad que impera en la zona y que las autoridades de los tres niveles de gobierno no han atendido. Además, secuestraron a la madre del supuesto líder de “Los Tequileros” para exigir la liberación de un ingeniero.

    El gobierno de Guerrero envió a militares, policías federales y estatales para una operación de búsqueda, y una comisión de funcionarios estatales para negociar con el pueblo.

    Se acordó un intercambio entre el sujeto levantado y la madre de Raybel Jacobo de Almonte, “El Tequilero”, quien desde hace años controla la comunidad.

    En el comunicado no dice cómo se logrará que la banda de Los Tequileros libere al ingeniero para que se pueda hacer el intercambio, o si alguna de las partes ya tiene comunicación con esa organización delincuencial.

    En su única presentación pública que se conoce, ¨El Tequilero¨ fue captado en video mientras bebía con el Presidente Municipal electo.

    En los últimos meses, su cártel se ha enfrentado con otros grupos por el control de la zona. Se considera que Totolapan es tan peligroso que los temerosos residentes han abandonado muchas aldeas en el municipio.

    ¿Qué le parece? El Gobierno interviniendo por un criminal, protegiendo los intereses y a familiares de un secuestrador, violador y asesino.

    Ese es el rostro de Guerrero, son los capos quienes mandan, ejecutan y las autoridades sus títeres, sus sirvientes, a costa de una sociedad desangrada, herida.

    Cada año la administración de Peña Nieto anuncia pomposamente operativos especiales para el estado, NINGUNO a funcionado. En Guerrero todo juega en contra.

    La violencia no se limita solo a los Carteles, están los caciques, las guardias blancas, la guerrilla, las comunitarias, y la delincuencia común. ¿Las autoridades saben las diferencias entre estos?

    La Pobreza lacerante que se vive, una pésima infraestructura en comunicaciones Lugares aislados, gente que con tal de comer trabaja de lo que sea, que es explotada por los delincuentes, esto dificulta cualquier intervención.

    La Epidemia de Heroína en EUA, provoca una disputada brutal por las zonas de producción, trasiego es brutal, protagonizada por varios grupos. Que ha devastado a poblaciones enteras.

    Guerrero es un Infierno y lo que sucede en Totolapan confirma que los Gobiernos de los 3 niveles, son parte de la misma criminalidad que ha sometido a una sociedad que está llegando a un límite de no retorno.



    Imprimir este artículo Imprimir este artículo

    Te puede interesar: