LA CITA CON TU MúSICA

    4 dones de las personas altamente sensibles

    La alta sensibilidad es una capacidad que pocas personas tienen, ésta te permite poder profundizar y empatizar más con las cosas.

    Hay gente que a lo largo de su vida, y en especial durante la infancia, es muy consciente de una distancia emocional, y de como en ocasiones, tenían la sensación de vivir en una especie de burbuja de extrañeza y soledad.

    El 20 por ciento de la población se reconoce a sí misma como una persona altamente sensible (PAS). No es una desventaja, ni te etiqueta como “diferente”.

    Elaine N. Aron en su libro “The Highly Sensitive Person”, señala que la alta sensibilidad no es un motivo para sentirte extraño o diferente. Al contrario, es un motivo para sentirse afortunado ya que se cuenta con estos 4 dones.

    1. El don del conocimiento emocional

    El conocimiento de las emociones es un arma de callado poder. Nos acerca más a las personas para entenderlas, pero a su vez, también nos hace más vulnerables al dolor.

    2. El don de disfrutar de la soledad

    Las personas altamente sensibles no temen a la soledad. Son esos instantes en que pueden conectar más íntimamente con ellos mismos, con sus pensamientos, libres de apegos, lazos y miradas ajenas.

    3. El don de una existencia desde el corazón

    La alta sensibilidad es vivir desde el corazón. Nadie vive más intensamente el amor, nadie se deleita más con los pequeños gestos cotidianos, con la amistad, con el cariño.

    4. El don del crecimiento interior

    Una vez hayas descubierto tu propio ser y tus facultades, encuentra tu equilibrio y fomenta tu crecimiento personal. Eres único y vives desde el corazón. Anda en paz, anda en seguridad, y sé feliz.

    Te puede interesar: