Un jarrón del siglo XVIII creado para el emperador Qianlong de China y olvidado en una buhardilla durante décadas, fue vendido este martes en París en una subasta por 16.2 millones de euros (19.1 millones de dólares), un récord para una porcelana china en Francia.
La pieza de excepción fue adquirida tras una ardua puja que se prolongó varios minutos en una sala de Sotheby’s entre un reducido grupo de interesados chinos, hasta que se impuso uno de ellos, joven, que se mantuvo en el anonimato.
La venta constituye un “récord absoluto para una obra vendida en Sotheby’s París desde la apertura del mercado a las casas de subastas extranjeras” en 2001, según la casa de remates.
El jarrón se halla en perfecto estado de conservación y presenta detalles policromos, entre los que dominan los tonos rosas. Está decorado con un paisaje poblado de gamos y grullas rodeados de pinos. Bajo la base, figura una “marca del reino” de seis caracteres.
“Este jarrón es el único conocido en el mundo con este tipo de detalles. Es una obra de arte mayor, como si descubriéramos un Caravaggio”, explicó Olivier Valmier, comisario especializado en arte asiático.
La obra maestra fue hallada en la buhardilla de una casa de campo familiar, donde permaneció durante décadas, entre otras piezas chinas. “Este jarrón no nos gusta mucho y a mis abuelos tampoco les gustaba. Sus colores son demasiado vivos”, detalló la propietaria.
Habría sido adquirido en Francia a fines del siglo XIX. En el interior de un perfumador japonés igualmente conservado en la buhardilla, se halló una factura que remonta a la Exposición Universal de 1867.
Únicamente cuatro jarrones llamados “yancai ruyi”, con este tipo de paisaje idílico, han sido documentados en la producción de los talleres imperiales de Jingdezhen.
Redacción Formato 21
Foto: tendenciasdelarte.org

Compartir

Comentarios