Tras recibir el bastón de mando de pueblos indígenas, el presidente anunció que comienza el plan para que apoya a los afectados por los sismos de septiembre de 2017.
Aseguró que tendrán trabajo, vivienda y servicios públicos, esto incluye un programa de construcción y reconstrucción de escuelas, centros de salud, edificios públicos, y templos que forman parte del patrimonio cultural del país.
López Obrador añadió que también hoy comienza un programa de mejoramiento urbano en colonias pobres, marginadas de la frontera norte en Tijuana, Mexicali, San Luis Río Colorado, Nogales, Ciudad Juárez, Acuña, Piedras Negras, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros.
Subrayó que se hará realidad el derecho a la salud, el propósito es garantizar a los mexicanos atención médica y medicamentos gratuitos.
El Ejecutivo Federal añadió que se comenzará en las unidades médicas del seguro social, ubicadas en las zonas más pobres del país y se ampliará el programa hasta lograr, a mediados del sexenio, establecer un sistema de salud de primera, de calidad, gratuito, como en Canadá o como en los países nórdicos.
Abundó que bajarán los sueldos de los altos funcionarios y aumentará los sueldos de los de abajo, “arriba los de abajo”, puntualizó.
También anunció que se aumentará la pensión a los adultos mayores del país, es decir, se entregará a cada uno mil 274 pesos mensuales, incluye a jubilados y pensionados del ISSSTE y del IMSS, programa que requerirá de una inversión será de 120 mil millones de pesos.
Redacción y foto F21

 

Comentarios