Murieron al menos cinco personas y otras 13 resultaron heridas cuando un autobús irrumpió en la acera y se precipitó en la entrada de una estación del metro, en Moscú.

Según las primeras versiones policiales, el atropello masivo pudo deberse a una falla técnica o a que el conductor del autobús, que se encuentra detenido, perdió el control del vehículo.

En imágenes divulgadas se observa como el autobús, que estaba detenido en una parada, repentinamente se sube a la acera y baja a gran velocidad por la escalera del paso subterráneo que da a la estación de metro Slaviánski Bulvar, donde habría atropellado a varios transeúntes.

Hasta el momento se descarta la posibilidad de un atentado.

El siniestro ocurrió en día laborable, ya que la Navidad ortodoxa en Rusia se celebra el 7 de enero. Algunas fuentes señalan que el conductor del autobús no se hallaba bajo los efectos del alcohol.

En las últimas semanas las autoridades han aplicado medidas especiales de seguridad como la instalación de bloques de hormigón junto a las aceras para evitar atropellos masivos perpetrados por terroristas.
Redacción Formato 21
Foto: AP

Compartir

Comentarios