El Gobierno de Canberra pidió perdón por no haber “escuchado, creído y brindado justicia” a las miles de víctimas de actos de pederastia perpetrados durante décadas en el seno de las instituciones del país.

“Los crímenes de abuso sexual ocurrieron en escuelas, iglesias, grupos juveniles, en los ‘scouts’, orfanatos, casas de acogida, clubes deportivos, grupos particulares, de caridad y casas de familia” y sucedieron “día tras día, semana tras semana, mes tras mes, década tras década”.

Y una y otra vez, hoy, pedimos perdón”, dijo el primer ministro australiano, Scott Morrison, en un discurso con la voz entrecortada ante el Parlamento en Camberra al que acudieron centenares de sobrevivientes de abusos.

Las disculpas se dan después de que la comisión gubernamental creada en 2012 para investigar la respuesta de las instituciones a los abusos contra menores emitiera en diciembre pasado un informe con más de 400 recomendaciones, de las cuales 122 fueron para el gobierno.

La comisión escuchó a unas 17 mil víctimas, de las cuales unas 8 mil fueron convocadas de nuevo a sesiones privadas para explicar sus casos que se remontan hasta la década de 1920.

Australia también anunció la creación de un museo para recordar y reflexionar sobre el dolor y sufrimiento de las víctimas, así como publicar un informe anual durante los próximos cinco años de los progresos realizados respecto a las 104 recomendaciones que el gobierno se comprometió a implementar.
Redacción Formato 21

Foto: AP

 

 

Compartir

Comentarios