Fitch Ratings modificó este miércoles su percepción en torno a la calificación de nuestro país.
La firma señaló que, pese a mantener la calificación BBB+, el cambio a negativo refleja el deterioro en el balance de riesgos del perfil crediticio de las finanzas mexicanas por la postura fiscal de la próxima administración que entrará en funciones el primero de diciembre.
La agencia subraya que la decisión de cancelar el nuevo aeropuerto en Texcoco manda una señal negativa para los inversionistas.
Fitch Ratings afirmó que la revisión toma en cuenta los crecientes riesgos de pasivos contingentes de Pemex.
Sobre el Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, la firma prevé el sector automotor nacional quedará protegido contra la aplicación de aranceles en 2019.
Fitch Ratings confía que el próximo gobierno continúe apegándose a la política macroeconómica, como la disciplina presupuestaria y la independencia del Banco de México.
Redacción Formato 21
Foto: Archivo F21

Compartir

Comentarios