El programa llega a su fin por falta de transparencia y mala operación, ya que desde que comenzó a operar este esquema de sanciones, surgió la duda de a donde se van los recursos que generan las infracciones.
En el 2015 cuando inicio operaciones, se recaudaron 629 millones de pesos, en el 2016 , 1180 millones de pesos, y en 2017 mil 667 millones de pesos.
El académico Rafael Aceves de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, considera que el programa no debe desaparecer pero si modificarse y transparentarse.
En cuanto al objetivo central por el que se puso en marcha, los expertos no han tenido los resultados esperados.
Sin embargo se reveló que sí hay avances, pues del 2015 al 2018, se redujo la muerte por accidentes de tránsito en un 36.7 por ciento y los lesionados por estos hechos se redujeron en 15.2 por ciento.
El nuevo gobierno de la Ciudad de México, que encabezara unamClaudia Sheimbaun transformará el programa de fotomultas y la sanción ya no será económica sino cívica, por lo que ya se han dado por llamar fotocívicas.
Con información de Rosario González
Redacción Formato 21
Foto: @galvanochoa

Comentarios