A través de un estudio, la UNAM, dio a conocer que se ha detectado algunos sitios en la República Mexicana dónde se comercializa la carne de caballo como si fuera de res.
María Salud Rubio, investigadora de la facultad de veterinaria de la UNAM, aseguró que el promedio general de consumo de carne entre los mexicanos es de 15 kg al año.
Aseguró que, este tipo de carne no hace daño siempre y cuando no provenga de un rastro clandestino.
Por lo que, autoridades sanitarias de la Ciudad de México aseguran que no hay ninguna situación de alarma.
Por su parte, Rogelio Pérez Sánchez, director de Comercio Exterior de la Asociación Mexicana de Engordadores de Ganado Bovino (AMEG), pidió a las autoridades sanitarias investigar que la venta de carne de caballo cumpla con las normas de bienestar animal, sanidad e inocuidad.
Pérez Sánchez, destacó que en México hay rastros autorizados para el sacrificio de equinos y la exportación de esta carne a algunos países de Europa.
Mientras tanto, la Sagarpa dio a conocer que en nuestro país existen 11 rastros Tipo Inspección Federal (TIF) que producen carne de equino, y cinco de ellos lo hacen bajo los mismos estándares de inocuidad que se exigen a otros establecimientos que generan carne de diferente especie.
Sin embargo, AMEG afirma que la venta de carne de caballo como si fuera de res es un engaño y, por ello, debe denunciarse cualquier anomalía ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).
Actualmente, México exporta carne de caballo de alta calidad a Rusia, Hong Kong, Egipto, Japón, Vietnam, Kazakhstan, y Bélgica.

Con información de Irma Lozada
Redacción Formato 21
Archivo Formato 21

Compartir

Comentarios