El presidente Sebastián Piñera promulgó la Ley de Identidad de Género que busca saldar una deuda con los movimientos LGBTI. Tras cinco años de debate en el Congreso, la ley permitirá a la población trans de Chile cambiar su nombre y sexo en su documentación de identidad.
Con ello se acaba con una injusta “discriminación” en “una sociedad con demasiados prejuicios”, afirmó Piñera durante la promulgación de la ley en el Palacio de Gobierno.
La norma permite a una persona trans mayor de 18 años realizar el cambio de nombre y sexo en una oficina de Registro Civil bajo su propia voluntad y sólo con el requisito de llevar dos testigos.
En el caso de los jóvenes de entre 14 y 18 años deberán tener el permiso de sus padres o tutores y realizar la petición ante un juez de familia, quien definirá si la petición procede o no.
Pero también, deberá presentar antecedentes sobre su contexto psicosocial y familiar. La norma no permite a los menores de 14 años acceder a este cambio de sexo, pero el presidente Piñera aseveró que “sí son reconocidos” como tal.
Redacción Formato 21

Foto: Twitter/ @GobiernodeChile

Comentarios