Grupos civiles, entrenados y armados como milicia, han manifestado su intención de dirigirse a la frontera de Estados Unidos con México, para ayudar a detener a la caravana de migrantes hondureños.
El presidente del grupo Minutemen, de Texas, Shannon McCauley, declaró al periódico The Washington Post, que el objetivo es observar e informar en la zona de Río Grande.
Se trataría de alrededor de 100 “voluntarios” que viajarían armados y equipados profesionalmente, con material como lentes de visión nocturna y hasta drones.
Según el reporte del Post, el ejército estadunidense y la Patrulla Fronteriza ya ha manifestado su preocupación ante grupos de este estilo, a los que se pueden sumar otras facciones radicales, la cuales estarían actuando por su cuenta y riesgo.

Redacción Formato 21
Foto: AP

Comentarios