Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollaron un nuevo método para diagnosticar hígado graso, a partir de una muestra de sangre en el que se identifican marcadores genéticos y serológicos.
De acuerdo con estudios médicos, los casos de hígado graso crecen a la par que la obesidad y la diabetes; ubicándose dentro de las 10 primeras causas de enfermedad y muerte en los mexicanos.
El Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, informa que el hígado graso generalmente no tiene síntomas y puede presentarse en adultos y en niños.
Las personas con mayor factor de riesgo son aquellas que padecen diabetes, presión arterial alta, colesterol y triglicéridos elevados.
De no ser atendido a tiempo, el hígado graso puede derivar en cirrosis hepática y cáncer.
Los investigadores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, colaboran con médicos del Hospital de Infectología del Centro Médico Nacional “La Raza”, del IMSS y del Hospital Adolfo López Mateos del ISSSTE.
Redacción Formato 21
Foto:  easyhealthoptions.com

Compartir

Comentarios