Se celebra el 2 de abril desde 1967, a iniciativa de la Organización Internacional para el Libro Juvenil, haciéndolo coincidir con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen.
El objetivo es inculcar el hábito de la lectura desde los primeros años de vida y continuar fomentándolo en la juventud, para que en la edad adulta haya lectores consolidados.
Cada año, la organización internacional elige un país diferente para hacer los honores, y este 2018 el elegido para la semblanza y el cartel es Letonia. El diseño del cartel es del ilustrador Reinis Petersons, y el texto, de Inese Zandere, destacada escritora de ese país.
En su texto, Zandere resaltó que ya sea en un cuento de hadas o en un poema, a los niños les gusta la repetición, los refranes y los motivos universales porque pueden reconocerse una y otra vez.
Manifestó que la inclinación de los niños hacia los poemas y las historias surge de su necesidad de llevar regularidad al caos del mundo. Las canciones infantiles, las canciones populares, los juegos, los cuentos de hadas, la poesía, son formas de existencia rítmicamente organizadas que ayudan a los más pequeños a estructurar su presencia en el gran caos.
La escritora Inese Zandere agregó que un libro infantil es una fuerza milagrosa que promueve el enorme deseo de los pequeños y su capacidad de ser. Promueve su coraje para vivir. Representa un mundo que se crea de nuevo una y otra vez, una seriedad lúdica y preciosa, sin la que todo, incluida la literatura infantil, es simplemente un trabajo muy pesado y vacío.
Redacción Formato 21
Foto: @leervidaextra

Compartir

Comentarios