En la investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa hubo tortura y detenciones arbitrarias, violaciones graves que fueron indebidamente investigadas e incluso encubiertas.
Pese a las críticas del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que alegó no se tomaron en cuenta datos de expedientes que dejarían sin sustento la conclusión de que se torturó a 34 detenidos, la Oficina en México de la ONU reafirmó la validez de la metodología y los hallazgos de su informe.
Asimismo, subrayó que tras una revisión minuciosa de las observaciones hechas por el Gobierno federal, determinó que no se violó ningún acuerdo ni los principios de colaboración en la elaboración del Informe.
La Oficina de Derechos Humanos de la ONU reiteró su llamado a las autoridades mexicanas para que implementen las recomendaciones del Informe, para esclarecer la desaparición de los normalistas, garantizar justicia, no repetición de los hechos y reparar a las víctimas.
Llamó a las autoridades a concluir las investigaciones en un plazo razonable e identificar a los responsables de las detenciones arbitrarias, los actos de tortura y otras violaciones de derechos humanos que se describen en el Informe.
Reiteró que la oficina en México seguirá de cerca los resultados de las investigaciones, particularmente considerando que hasta la fecha nadie ha sido señalado como responsable de las graves violaciones.
Con información de Yadira Rodríguez
Redacción Formato 21
Foto: AP

Compartir

Comentarios