El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó que durante las vacaciones decembrinas se incrementan hasta 30 por ciento los accidentes de menores en el hogar y las atenciones por quemaduras aumentan hasta 35 por ciento.
Puntualizó que, en la población infantil en este periodo vacacional, las lesiones que más se atienden en las áreas de urgencias son: quemaduras, principalmente por agua hirviendo, manipulación de pirotecnia, uso de encendedores y cerillos; caídas e intoxicación, por ingesta de medicamentos o productos de limpieza.
Así mismo, se atienden ahogamientos y asfixia, cuando los menores introducen juguetes u objetos a la boca, así como intoxicaciones por monóxido de carbono por el uso de anafres dentro de los hogares.
El jefe de Área de Vigilancia Epidemiológica, Accidentes y Lesiones del IMSS, Miguel Angel Valladares Aranda, afirmó que hay personal suficiente para atender las emergencias en este periodo vacacional.
Enfatizó que la mayoría de los accidentes en casa son prevenibles tomando en cuenta medidas sencillas, como:
No dejar que los niños jueguen cerca o en la cocina.
No permitir que se acerquen a la estufa o calentador.
No cargar a un menor mientras se cocina.
No dejar que el menor conecte o desconecte aparatos eléctricos.
Colocar protectores de plástico en los enchufes o tomas de corriente eléctrica.
Guardar en lugares seguros los medicamentos y productos de limpieza.
No colocar sustancias tóxicas en envases de refresco.
No dejar recipientes con agua cerca de los menores, a fin de evitar que sufra ahogamiento. Tener cuidado de no dejarlo solo en la bañera.
Evitar que corran o jueguen en las escaleras o cerca de ellas e impedir que jueguen con objetos punzocortantes.
Con información de Yadira Rodríguez.
Foto: TW/@Tu_IMSS

Compartir

Comentarios