Sergei Skripal salió de un hospital británico más de dos meses después de haber sido envenenado con un agente neurotóxico fabricado en Rusia que lo puso al borde de la muerte.
Skripal, de 66 años y su hija Yulia fueron hallados inconscientes en la ciudad inglesa de Salisbury el pasado 4 de marzo y pasaron semanas en estado crítico.
Yulia, de 33 años, se recuperó más rápidamente que su padre y fue dada de alta el mes pasado.
El presidente Vladimir Putin deseó “buena salud” al ex espía ruso Serguéi Skripal, que salió de un hospital británico este viernes, tras semanas de recuperación.
Este ataque provocó una crisis digna de la Guerra Fría entre Rusia y Occidente, con expulsiones de cientos de diplomáticos de ambas partes.
Rusia dice que Gran Bretaña no puede demostrar que la sustancia empleada fue fabricada allá. Hasta el momento no se han señalado a los sospechosos.
Redacción de Formato 21
Foto: AP

Compartir

Comentarios