El jefe de Gobierno de la ciudad José Ramón Amieva anunció nuevas medidas de seguridad para la Central de Abasto.
La delincuencia ya controla el máximo centro de distribución de alimentos de América Latina.
A partir de este martes el control de la seguridad está a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública de la capital y no de la autoridad de la propia central.
Señaló que no se permitirá el uso de gorras o capuchas, quedará prohibido el consumo de alcohol e incluirá filtros de ingreso para aumentar la seguridad.
El funcionario añadió que también evitarán que los delincuentes se hagan pasar por carretilleros, para lo que implementarán gafetes con un código QR.
Estas medidas a unos días de que una mujer policía fuera asesinada al intentar detener un asalto a un establecimiento.
Amieva, informó que mandará un reporte de las medidas que se toman a la Comisión de los Derechos Humanos de la Ciudad de México, con lo que descartó violaciones a los Derechos Humanos.
Con información de Rafael Flores
Redacción Formato 21
Imagen Ciudad de México

Compartir

Comentarios