El Papa se dirige a Roma luego de una gira que empezó el lunes en Chile por cuatro días y continuó el jueves en Perú.
Durante su estancia en esta última nación, alzó la voz contra el feminicidio, la esclavitud sexual de las mujeres, la corrupción política y defendió los recursos naturales de la Amazonía.
En su último día de visita, desde Lima, el pontífice dijo que la política en Latinoamérica está “muy, muy en crisis” por la corrupción.
Por la tarde tuvo su última actividad, celebró una misa ante un millón 300 mil fieles, en una base militar donde dijo a los asistentes que “la vida vale la pena vivirla con la frente alta”.
Redacción Formato 21.
Foto: AP

Compartir

Comentarios