El tema elegido para este año es “Diabetes y mujeres”, para señalar que las ideologías de género y de inequidad pueden impactar sobre la prevalencia de la diabetes en cuestión del acceso inequitativo a servicios de salud, pero también del acceso inequitativo a las condiciones de vida que pueden prevenir la enfermedad aunque se cuente con una carga genética que predisponga a tenerla.

Un hecho que recientemente ha llamado la atención es que investigadores han puesto el foco sobre la estigmatización que el hecho de ser diabético puede conllevar para muchas personas, especialmente para mujeres. Independientemente de que existen varios tipos de diabetes, muchas personas con la enfermedad en los tiempos recientes han expresado la discriminación de la que pueden ser objeto para encontrar un trabajo, o simplemente a la vista de las demás personas.

Como parte de la prevención de esta enfermedad, se ha alertado a la población de numerosas formas sobre los riesgos que conlleva el no tener una alimentación saludable, la falta de actividad física, el tabaquismo y el tener sobrepeso u obesidad como factores que predisponen hacia la enfermedad.

El Día Mundial de la Diabetes fue instaurado por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud en 1991, como respuesta al alarmante aumento de los casos de esta enfermedad en el mundo.

Su propósito es dar a conocer las causas, los síntomas, el tratamiento y las complicaciones asociadas a la enfermedad. Este día nos recuerda que la incidencia de esta grave afección está en aumento y continuará esa tendencia a no ser que se emprendan acciones desde ahora para prevenir su enorme crecimiento.

Redacción Formato 21

Foto: saludable.unizar.es

 

Compartir

Comentarios